jueves, 6 de septiembre de 2007

Conan, Rey de Aquilonia


Como habrán podido comprobar aquellos que hayan llegado a la zona inferior del blog, he incluido un nuevo apartado en este humilde rincón de Internet, que se titula "Imagen de la Semana", siendo protagonista de ésta el bárbaro más famoso de los cómics.

“...muchas guerras y enemistades tuvo que desentramar, honor y temor cubrieron su nombre, y con el tiempo llegó a convertirse en rey por sus propios medios, pero esa es otra historia...”. Otra historia. La historia del Rey Conan.

La serie llamada “El Reino Salvaje de Conan” relata las crónicas del bárbaro como rey de Aquilonia, pero... ¿quién es realmente Conan?.



Conan es un bárbaro nacido en Cimmeria, desde la que viaja para conocer el mundo y sus rincones. En sus diversas etapas, será ladrón, pirata, soldado, general, mercenario y asesino, terminando como Rey de Aquilonia. No le vale la justicia, solo su singular sentido del honor y un código moral procedente de su cultura Cimmeria. Conoce la civilización, pero en una mínima parte, y en ocasiones se siente amenazado por ella y su sistema corrupto. Conan es bárbaro, pero no salvaje. Predominará la supervivencia por encima de todo, aunque para ello deba matar. Eso a Conan le da igual.

Para él la magia es como hacer trampa, ya que considera a los magos seres débiles capaces de dominar a los demás, sin embargo, la teme, lo que lo hace muy humano. Aunque ello no quita que se enfrente contra ella en la mayoría de las ocasiones.
El dios de los Cimmerios es Crom, aquél que otorga fuerza y voluntad, pero no por ello deja de ser un dios despiadado.


Conan es una creación de Robert Ervin Howard, un texano escritor de aventuras históricas y fantásticas, publicadas principalmente en la revista “Weird Tales” en 1930. La creación del bárbaro Cimmerio está cargada de leyenda. Según cuenta John Milius, director de la película “Conan el bárbaro”, cuando estuvo recabando información para la cinta averiguó cómo creó Howard al personaje: “creía que toda la ciudad quería matarlo, por ello cerraba ventanas y puertas, y mantenía rifles cargados. Estaba loco. Una noche que estaba solo en casa, una gran sombra le cubrió por detrás: era Conan con un gran hacha. ‘Quédate ahí y escribe. Si no haces lo que te digo, te partiré por la mitad’. Conan destilaba poder y terror; Howard pudo ver el brillo del hacha por el rabillo del ojo, así pues escribió toda la noche. Al alba, se da la vuelta y Conan había desaparecido. Cae al suelo totalmente agotado y piensa: ‘dormiré y recuperaré fuerzas, porque cuando llegue la noche también volverá Conan’. Por supuesto Conan volvió, y Howard escribió esas historias porque Conan estaba junto a él con un hacha”.
¿Dónde termina la realidad y comienza la ficción?, Quien sabe. Lo cierto es que Robert E. Howard se suicidaría en 1936, pero Conan el bárbaro ya había cobrado vida.




El Cimmerio vive en un mundo que parece antiguo, pero no se puede clasificar en la Historia, donde las espadas y la magia conviven juntas. Conan es un héroe distinto. No se parece en nada a los superhéroes ordinarios ni hace lo que ellos nos tienen acostumbrados. Es un ser humano que no se disfraza, lucha con monstruos y seres muy diferentes a los que se pueden enfrentar Spiderman o los X-Men. Es un hombre y como tal tiene sus temores, como la magia, pero sus únicos poderes son la fuerza y la astucia de alguien que está preparado para la supervivencia, combinadas con una conciencia guerrera que solo los Cimmerios poseen, y como única justicia, el filo de su espada. Tiene su propio código moral y un sentido del honor personal, que no le impide ser un mercenario o un asesino a sueldo. Roza el antihéroe. Conan es un bárbaro. No pasa de moda.



En las aventuras de “El Reino Salvaje de Conan”, relata como el bárbaro se asienta en el trono y posee responsabilidades y seres queridos que antes no tenía.

La serie comienza de la siguiente manera: “Sabe, oh príncipe, que entre los años en que los océanos anegaron Atlantis y las resplandecientes ciudades, y los años de aparición de los hijos de Aryas, hubo una edad no soñada en la que brillantes reinos ocuparon la tierra como el manto azul entre las estrellas: Nemedia, Ophir, Brythunia, Hyperbórea, Zamora, con sus mujeres de cabellos negros y sus torres de terrorífico misterio; Zingara, con sus caballeros; Koth, que hace frontera con las tierras de pastos de Shem; Estigia, con sus tumbas guardadas por sombras; Hyrkania, cuyos jinetes llevan acero, seda y oro. Pero el más orgulloso reino del mundo es Aquilonia, que reina suprema en el dormido oriente.
Y allí llegó Conan, el Cimmeriano, cabello negro, adustos ojos, espada en mano, ladrón, asaltante, asesino, de grandes tristezas y grandes alegrías, preparado para pisotear con sus pies calzados con sandalias los enjoyados tronos de la Tierra”
. Las Crónicas Nemedias.


Continúa con una breve reseña a su autor y el personaje: “Creado por Robert E. Howard, Conan el bárbaro es el héroe máximo del cómic, la literatura y el cine de Fantasía Heroica... Protagonista de mil aventuras, la figura de Conan se agiganta hasta llenar con su fuerza un universo que se debate entre la espada y la brujería.
Como guerrero mercenario, pirata, jefe de tribus bárbaras, general de los ejércitos de los reyes y, por fin, Rey él mismo... Conan ha vivido todas las aventuras y prodigios que el mundo antiguo ofrecía... Ha hecho frente a los más pavorosos seres engendrados por la magia, y un millar de enemigos ha probado el amargo beso de la muerte por el filo de su espada...”
Y después comienza a narrar la llegada del bárbaro a Aquilonia y cómo llegó a ser rey: “Debes saber, oh príncipe, que el llamado Conan practicó todo tipo de artes, tras dejar las colinas nevadas de Cimmeria. Ladrón, con más coraje que destreza... soldado de fortuna en más naciones y ejércitos de las que los hombres podrían contar... sí, incluso pirata más de una vez, primero con la corsaria Bêlit, luego con los sangrientos barachanos y con los bucaneros de Zingara. Y en su 5ª década mató a un cruel tirano y se coronó rey de Aquilonia, el más orgulloso reino de la violenta era Hyboria. Tomó más tarde esposa; la bella Zenobia, tan gentil en el trato como rápida con la espada. Mujer de voluntad de hierro. El primero de sus hijos fue llamado Conan... pero se le conoce por el mote de Conn. Todo el oeste les aclamó... el león de Aquilonia tenía un cachorro... un heredero”.
“El Reino Salvaje de Conan” posee las Crónicas Nemedias sobre el reinado de Conan de la mano de los míticos Roy Thomas y John Buscema.


9 comentarios:

finidiblanco dijo...

Este tío está fuerte como el culo de un pepino

capitan planeta dijo...

joder que extensoooooooooooooo,los dos ultimos parrafos no los he leido.

Híspalis dijo...

No conocía para nada esta historia. Una vez más gracias por tu clase.
PD: Aunque sea extenso sabes que siempre bebemos de toda tu agua...

el aguaó dijo...

Querido Finidiblanco, una comparación extraordinaria.

Amigo Híspalis, muchísimas gracias por tus amables palabras. La sutileza y detalle de tus dos últimas frases hace que mi ánimo no decaiga cuando observo la extensión de algunos textos como el actual. Soy yo el que debe agradecerte ese bonito gesto. Gracias por tu apoyo.

Un fuerte abrazo a todos.

Dama de sevillano nombre dijo...

Una historia estupenda.
Buena idea con lo de la imagen de la semana, el día 12, ya sabes...

el aguaó dijo...

Gracias querida amiga. La semana que viene ya tiene foto adjudicada desde hace 100 años.

Un beso.

MaeseRancio dijo...

Ni Spiderman, ni la Patrulla X, ni Los 4 Fantásticos, ni Dan Defensor... mi héroe favorito de cómic siempre fue Conan.
Si os fijais bien todos los personajes de cómic son unos amargados con problemas, Conan no gasta problemas sicológicos.
Su única ley es la espada y si tiene que rebanar el cuello de un enemigo lo hace sin traumas ni zarandajas y al final del día se va a la taberna más cercana donde bebe abundante vino y se lleva a la cama a la primera hembra que encuentre a la mano.

Ludwig Constantine dijo...

Bueno, eso de que Conan es un héroe... En la mayoría de sus aventuras es un cabrón de cuidado que se ve obligado por la circunstancias a hacer algo heroico. Eso es lo mejor del personaje.

MaeseRancio dijo...

Ludwig, precisamente por eso es Conan "the barbarian" y no Conan "the Oxford student" :-)