miércoles, 26 de septiembre de 2007

Mejor... Imposible

“Melvin Udall, un escritor obsesivo y maniático, es uno de los seres más desagradables y desagradecidos que uno pueda tener como vecino. Pero, un buen día, tiene que hacerse cargo de un perro al que odia a muerte. La presencia en su vida del animal ablandará su corazón”. Esta es la sinopsis que ofrece la página FilmAffinity sobre la película protagonizada por Jack Nicholson y Helen Hunt, cuyo título original es “As Good As It Gets” donde el primero consigue plasmar a la perfección el personaje, y meterse en la piel de un cascarrabias solitario y maniático, que padece un trastorno obsesivo-compulsivo, con tendencia a tener un humor ácido y corrosivo, sin menospreciar la oportunidad de hacer daño a la gente que le rodea, motivo por el cual sufrirá un aislamiento del que se siente orgulloso. Se relaciona de manera habitual con una camarera, Carol (Helen Hunt), que sabe como sobrellevar y soportar su sarcasmo, y en ocasiones, malos modales. Su vecino de enfrente es un artista homosexual llamado Simon Nye (Greg Kinnear), con el que tendrá que relacionarse por causas de fuerza mayor.

La película es una extraordinaria comedia que ganó dos Oscar en 1997, al mejor actor y a la mejor actriz, y estuvo nominada a mejor película, mejor actor de reparto, mejor guión original, mejor montaje y mejor banda sonora, que estuvo a cargo de Hans Zimmer. Jack Nicholson consigue realizar uno de los mejores trabajos de su carrera como actor, destacando entre los magníficos detalles las manías que posee su excéntrico personaje.




Título original: As Good As It Gets
Director: James L. Brooks
Productor: James L. Brooks, Bridget Jonson, Kristi Zea
Guión: Mark Andrus, James L. Brooks
Fotografía: John Bailey
Música: Hans Zimmer
Montaje: Richard Marks

Reparto:
Jack Nicholson - Melvin Udall
Helen Hunt - Carol Connelly
Greg Kinnear - Simon Nye
Cuba Goodin Jr. - Frank Sachs
Skeet Ulrich - Vincent
Shirley Knight - Beverly
Jesse James - Spencer Connelly
Lawrence Kasdan - Dr. Green
Harold Ramis - Dr. Martin Bettes


Creo que dentro de cada uno de nosotros se encuentra un Melvin Udall, y no me refiero al sarcasmo hiriente o al humor corrosivo, sino a la adquisición de todo tipo de manías. Todos nosotros poseemos algun que otra manía. Jack Nicholson llega a repetir hasta cinco veces acciones como cerrar el pestillo de su casa... ¿y vuesas mercedes qué opinan?, ¿todos tenemos manías?, ¿tenéis alguna digna de reseñar?, ¿la habéis visto?, ¿os gustó?. Aquí os dejo el comienzo de la película, que os recomiendo fervientemente en caso de no haberla visto, o para recordar algunos detalles, aquellos que ya hayan podido disfrutar de su historia.

El veranillo del membrillo aprieta... echaos un trago.

12 comentarios:

finidiblanco dijo...

Sí señor, una película muy entretenida, me gustó; ¿manías? alguna que otra.

La Criticona dijo...

Una gran película, creo que he podido verla unas cinco veces. ¿Manías...? Sí, tengo algunas.
- No puedo dormir con la puerta del cuarto abierta.
- Limpio la lata de refresco mínimo tres veces antes de beber en ella.
- No como si no hay pan.
- Estoy sentada y meneo constatemente la pierna derecha.
- No soporto las manías de los demás como que fumen, dejen la pasta de dientes abierta, se coman las uñas, etc.

del porvenir dijo...

Helen Hunt ummmmmmmmmmmm. Me gusta la normalidad.

Dama de sevillano nombre dijo...

Me gustó la película, quizás`porque Jack Nicholson me capto desde "El resplandor".
¿Mis manías?
Me levanto casi todas las noches a ver si he apagado la vitro.
Cuando tiendo la ropa, va todo por parejas, es decir, calcetín con calcetín.
No soporto acabar de comer sin fruta y café acto seguido.
No soy muy maniática.

eres_mi_cruz dijo...

Yo fui acumulando manías absurdas, como cuadrarme y hacerle el saludo marcial a todos los animales muertos que veía por la calle, incluidos insectos, de manera que la gente que me rodeaba se ponía algo así como la criticona cuando alguien come pipas al lado suyo en el cine...
Afortunadamente, fui dejando muchas. Hoy estoy desenganchándome del knock on wood, es decir, tocar madera cuando pienso en algo malo...
Ahora... lo de lavarme las manos continuamente sigue ahí todavía, y por mucho tiempo...
curiosamente, mi hija lo ha heredado.
Como sueles decir tú: perdona la extensión.

Glauca Maria dijo...

Greg Kinnear, sin oscar por culpa de la Academia , se come a los otros dos, que si lo consiguieron.

Ludwig Constantine dijo...

Kinnear está magnífico en esta película, es cierto. El papel de Nicholson sólo podría haberlo hecho él, era un Oscar cantado.

En cuanto a mis manías, digamos que tengo algunos puntos en común con el amigo Melvin.

Aguaó, próximamente habrá una entrada que creo te va a gustar.

bogar dijo...

No soy supersticioso porque trae mala suerte,pero tengo una mania que no puedo superar,ponerme el calcetin izquierdo antes que el derecho y el zapato izquierdo antes que el derecho.Lo de Jack Nicolson insuperable,me gusta todo lo que hace

el aguaó dijo...

A mi la película me enganchó desde el principio querido Finidiblanco, por eso decidí dedicarle la Imagen de la Semana.

Amiga Criticona comparto algunas de tus manías. No puedo consumir una lata de refresco sin haberla limpiado antes profusamente y a mi también me encanta acompañar la comida con pan. Un amigo mío dice que soy un gran consumidor 'panero'.

Algunas manías son normales amigo Del Porvenir.

Esa es una buena manía querida Dama. Una pieza de fruta siempre es necesaria.

Comparto lo de lavarse las manos Eres_mi_cruz, cuando llego de la calle a mi casa es una de las primeras cosas que hago. Esta es otra de las buenas manías. En cuanto a lo de la extensión, estás perdonado, en esta tu casa te puedes extender lo que quieras. Por cierto... ¿qué manías tendrían Herculito y Trajano?

Me gusta mucho el papel y el manífico trabajo que realiza en esta película Greg Kinnear amiga Glauca, sin embargo creo que el Oscar a Jack Nicholson está bien dado. Ha clavado a un loco obsesivo a la perfección. Quien sabe, tal vez tenga algo de su personaje en la vida real.

Pues se pensó en un primer momento que interpretara a Marvin Udall el actor Kevin kline. Creo que no hubiera dado el mismo resultado. Pienso igual que tú: "El papel de Nicholson sólo podría haberlo hecho él". Estaré atento a tu entrada amigo Ludwig.

Me ha encantado lo de "no soy supersticioso porque trae mala suerte" querido Bogar. Lo de los zapatos es algo curioso. En los futbolitas se dan muchos casos así. Contra, el jugador rumano que despuntó en el Alaves, se ponía las botas así y cuando entraba en el terreno de juego lo primero que hacía era arrastrar el pie izquierdo y luego el derecho... ¿superstición o manía?

Es una buena pregunta, ¿son lo mismo la superstición y la manía? Si un pájaro volaba por el lado izquierdo de un romano, por la 'siniestra', creía que le iba a invadir la mala suerte. Los romanos eran grandes supersticiosos... ¿derivan las manías de la superstición?

Un fuerte abrazo a todos.

Beticus dijo...

Gran película y grandes interpretaciones, sin hacer distingos.

En cuanto a las manías no tengo ninguna, afortunada o desgraciadamente. Algunas costumbres como comprobar que nadie ha dejado la luz encendida del bajo del bloque ( conciencia ecologista la llamaría yo ), pero sólo si subo por el ascensor a horas tardías. Si estoy en casa no bajo para comprobarlo, jeje.

Rascaviejas dijo...

Tengo una hija de tres años. Cuando voy con ella por la calle no me deja pisar las filas de baldosas colorás...si es que hay manías universales...

el aguaó dijo...

Otra buena manía querido Beticus.

Recuerdo que cuando era chico, al cruzar los pasos de cebra tenía que hacerlo por las señales blancas, sin 'pisar' el asfalto.
A veces son una especie de juegos querido Rascaviejas.

Un abrazo.