jueves, 1 de enero de 2009

Donde Todo Empieza

Hoy es jueves. Aparentemente nada ha cambiado. Tan solo un par de dígitos que, cuando coinciden en una alineación exacta, se convierte en una fiesta. Pero realmente, poco se ha modificado desde ayer. Ha cambiado una fachada. El tratamiento de un lienzo que parece se acababa para dar paso a otro cuadro, aunque realmente, sigue siendo el mismo. Sin embargo hoy es diferente. Y no por el cambio de dígitos. Esta vez es diferente y tomo asiento. Siempre me quedo de pie, mirándote fijamente y perdido en nuestro diálogo silente. Llego y me arrimo a la zona izquierda. Pegadito a la piedra de la pared, justo antes de que cambie su perfil, entre el confesionario y el primer asiento correspondiente al tramo curvado. Ahí es donde suelo quedarme para verte. De pie. En silencio. Pero en esta ocasión es diferente. En varios pasos me encajé en la plaza. Giré en Eslava y aminoré mi marcha. Cruzando su corazón, me degustaba con la primera visita del año. ¿Qué había cambiado?, todo seguía allí. Allí estaba don Juan, allí estaba la parrilla, y allí estaba tu puerta. Me acordé de las palabras de Ramón Martín Cartaya, “preguntad por San Lorenzo, y nadie dirá que fue el primer diácono de Roma, porque San Lorenzo es para el sevillano cadencia de madrugada con el andar único del Gran Poder y despedida triste con la entrada de la Soledad”. Sonreí y me adentré en tu casa. Cuando el año empieza no sólo el dígito final cambia o el nombre del mes. Puede que estos detalles tan sólo sean la pincelada visible de un teatro de sueños, que no es otra cosa que la vida. Esa misma vida que sigue dentro de unos cánones inamovibles y que realmente no cambia. El tiempo sigue pasando igual que ayer, sigue cayendo la misma arena y siguen avanzando las agujas del reloj. Al fin y al cabo, hoy es jueves, la semana no se ha reseteado y nosotros seguimos adelante. Todo continúa y nada se para. Pero si hay algo que nos dice que ha cambiado el año, si hay algo que nos dice que hoy no es tan sólo un dígito diferente, si hay algo que nos dice que el pistoletazo de salida a una nueva etapa comienza hoy, ese algo, Señor, está en Tu Mirada.


Por eso hoy es diferente y me siento para verte. Para perderme en Tu Mirada que es el Alfa que nace del Omega de ayer. La solución del problema y el significado de lo más incomprensible. Tus ojos de Cisquero de la carbonería que es esta vida nuestra. Hoy me siento, Señor, porque necesito verte para darte las gracias. Porque un año más, puedo volver a perderme entre el bosque de cirios de tu Quinario. Porque un año más, Señor, me siento junto a ti para alumbrarme con Tu Luz y acariciar con el brillo de mis ojos Tus Manos. Esas manos que, como dijo Antonio Burgos, “mueven el mundo”:

La gente besa sus manos,
de oro un cordón las amarra,
manos que mueven el mundo,
manos que templan y paran
el dolor, los grandes males,
apuros y malas rachas,
las mentiras que se quedan
y las verdades que pasan.


Y ahora no puedo hacer otra cosa que darte las gracias Señor, porque cuando suba a besarte tu talón, después de mandarle un beso a Tu Bendita Madre, acariciaré tu cruz, la que llevas por todos nosotros, y volveré a buscarla. Y entonces se parará el tiempo. Será entonces cuando deje de caer la arena de Cronos. Sólo entonces las agujas del reloj se congelarán. Desaparecerá el ruido y todo lo que nos rodea. Solos Tú y yo. Para darte las gracias. Y volveré a buscar Tu Mirada. Volveré a buscarla porque es en ella, Señor, y en ningún otro sitio, donde Todo Empieza.


Y luego, cuando el tiempo vuelva a correr y los segundos salten la valla de los minutos de nuevo, bajaré los peldaños de la Gloria. Saludaré a la Reina de San Gil que tan cerquita está de Ti y volveré hasta la puerta. Será allí donde me giraré, donde volveré a verte. A contemplarte desde la lejanía para santiguarme y sonreírte. Saldré fuera y el día me acariciará de nuevo el rostro. Y las palabras de Carlos Colón bailarán en mi cabeza: “Ya se puede decir el nombre que no se podía nombrar. Ya se ha desvelado la esencia que no se podía mirar. Ya camina entre los hombres Dios hecho hombre. A ese estar de Dios entre los hombres, a ese encarnarse urgido por la ternura que le mana de las entrañas, en Sevilla se le reconoce como el Gran Poder de Dios”. Me cruzaré con don Juan, siempre alerta ante tu puerta y morando en el centro de la plaza. “Ya camina entre los hombres Dios hecho hombre”. Sonreiré y casi se podrá vislumbrar un atisbo de orgullo en la cara del escultor. O de sorpresa, porque aún no se cree el discípulo de Montañés que creó a Dios. Dios hecho hombre. Por eso está ahí. Para comprobarlo cada año cuando la noche se hace eterna en Sevilla. En San Lorenzo. Donde se puede ver a Dios caminar. Donde Todo Empieza.


“Y en San Lorenzo resplandecerán las entrañas de ternura del Dios de la ciudad” - Carlos Colón

22 comentarios:

el aguaó dijo...

Queridos amigos, parroquianos leales y asiduos a este humilde puesto del agua. Lectores activos, que hacéis grande este rincón con vuestros comentarios, lectores pasivos, que dáis vida entre silencios escritos a este espacio. A todos y cada uno de vosotros, antes que nada, os deseo un Feliz y Próspero Año 2009. Que sea feliz desde su entrada, se desarrolle en alza conforme avance, y termine colmado aún de una mayor felicidad.

He estado ausente desde que la Nochebuena de 2008 se convirtiera en recuerdo, pues me visitaron para despedir el año, dos virus en forma de troyanos, que aún no entiendo porque reciben este nombre, pues fueron los griegos los que se ocultaron y entraron en Troya y no la inversa. Por este motivo, he perdido toda la información que poseía en C, incluída la lista de favoritos de los blogs, así pues, tengo que reconstruirla.

Por dicho motivo, he estado perdido y aún me quedan algunos flecos que remediar.

Un abrazo muy fuerte a todos y un puñado de besos.

América dijo...

Estimado Aguador,Dios camina entre nosotros y a veces no solemos sentirlo,y en entre nuestras suplicas no prestamos atención y tampoco lo oímos,esta entrada es un precioso regalo de fin de año,y comienzo de otro,el vídeo conmovedor nos recuerda lo que bien dices camina entre nosotros y se le puede ver en un acontecimiento tan majestuoso, mis mejores deseos para ti y tus seres queridos, un Feliz y Próspero Año 2009.

Los de tus visitas,los famosos troyanos espero se retiren tal como llegaron,esto de perder información es realmente un fastidio,pero algo pasaba ayer,pues yo tengo un blog"franco"
donde almacenar información y datos,eso un blog privado,y también perdí mucha información,un abrazo!

Glauca dijo...

Te deseo lo mejor querido amigo.

Feliz entrada de año para ti y los tuyos.

Un fuerte abrazo.

sevillana dijo...

EL siempre caminará junto a nosotros y nosotros junto a EL.
Preciosa entrada querido aguaó.
Miedo me da que un indeseable entre en mi morada sin avisar.
Te deseo todo lo mejor en este Nuevo Año. Muchos besos

Juanma dijo...

El mejor 2009 que sea posible es lo que te deseo, querido Ramsés.

Un fuerte abrazo.

NATURAL DE SEVILLA dijo...

¡chapó por esta entrada!, mi querido y entrañable amigo. Esto sí que es entrar el año con buen pié. Para los que andamos perdidos entra tanta fanfarria y pandereta: comenzar por "donde todo empieza", lazancada prodigiosa de ese izquierdo racheado, marcándonos el camino de la cuenta atrás. Cabildo de salida donde anidan los bencejos, porque EL SEÑOR, ya está en Quinario. Un fortísimo abrazo y FELIZ AÑO.

Finidiblanco dijo...

Feliz año, mostro.

Jordi de Triana dijo...

Dices bien querido Aguador, Donde Todo Empieza y Donde todo Continúa. La fuerza de su inagotable Amor nunca se acaba, el único Fin es el inicio de la Vida Duradera abrazado a su Eterna Túnica Morada en el Templo de los Siglos muy cercano a esa otra Plaza que nos aguarda.

Amigo mío este es el primer pellizco, un pellizco que te hará latir el corazón a doble velocidad en la Santa Madrugá y que será fiel compañero a lo largo de todo un año, de toda una vida.

Sevilla, sabia como ninguna otra Ciudad, ha sabido establecer con exactitud las manijas del reloj de su Tiempo.

Dios nos recibe cercano, ofreciéndonos sus manos quebradas, pero firmes y con su mirada mirándonos frente a frente.

Permanecen junto al Señor aquellos ángeles que guiaron las manos de Juan de Mesa para modelar las líneas perfectas de Dios y fue Dios Padre quien tocó con sus manos los hombros del Gran Poder para que tomase Vida.

El Señor de Sevilla no es, ni nunca fue de madera. Como Dios hecho Hombre es Real y Divino. En sus ojos se refleja el mucho daño que a diario sufren sus hijos y en Él encontrarán el protector que les libre de las hirientes lanzas afiladas del mal.

Aguador tus palabras están llenas de amor. Parece que fue él quien dictó cada una de ellas a tu corazón y fueron tus manos dirigidas por ángeles las que las escribieron

Una vez más gracias por compartir con nosotros la incomparable belleza de tus reflexiones.

El callejón de los negros dijo...

Feliz año aguaó y cuidate de esos que tienen tan mala terminación...

Antonio

Alguien en la ciudad dijo...

Te deseo feliz año querido Aguaó.

Pocas palabras se pueden añadir a tu entrada...la única forma posible de empezar un año nuevo en Sevilla, es con los cultos al Gran Poder...Mi año también se inicia "Donde Todo Empieza" aunque por una visita anual en recuerdo de un familiar...

Geniales las palabras de Carlos colón que has escogido. Recuerdo un artículo hará 2 o 3 años sobre el quinario que me conmovió, hablaba sobre la soledad no escogida, y como Él puede llenarla.

Un abrazo y gracias por emocionarme.

Edward

Dama dijo...

Dicen que cuando te hablan mucho de Él debes de ir a verlo, pues tras leer tu texto ya son tres las personas que me lo han recordado, así que iré esta tarde.
Bonitas palabras, una vez más, me has emocionado, aunque tu sabes de más, que significa el Señor para mí, lo que son esas manos...
Eres un artista, es que eres un artista.

Un beso y suerte para este año.

Pepe Luis dijo...

Junto a Él, todo empieza y todo acaba, se van los años, se va la vida, pero el siempre permanece, como Alfa y Omega de nuestras vidas.

Híspalis dijo...

Donde todo empieza y nada acaba...

Como ya te dije, querido amigo, te deseo a ti y a toda tu familia un feliz y próspero año 2009, y sobre todo mucha Salud... Salud que llega por calle Verónica al son de tientos. Un fuerte abrazo.

Híspalis.

Luz de Gas dijo...

Ya tenéis esa semana más cerca supongo que no cabréis en vuestro cuerpo.

Espero que todas vuestras expectativas se cumplan y lo disfrutéis a corazón abierto.

Preciosa entrada, otra lección de tu magistral arte.

Que rica está tu agua.

Un abrazo

Pilar dijo...

Hermosas palabras, emocionantes también. Te deseo todo lo mejor en este tiempo que entra.

Persa dijo...

Querido amigo,
hacía tiempo que no le visitaba. Le echaba mucho de menos, ha sido un mes... complicado... para mí. No se imagina la alegría que me da enseñándome a mi Señor en un mensaje de buenos propósitos. Esto sí es originalidad y verdad. Me ha dado usted una gran idea. Iré a verlo hoy mismo, con mi hijo.
Gracias por el trago.

nefer dijo...

Que ganitas tenía amigo, que ganitas, de que con Él todo empezara, esta locura que nos tendrá más locos que nunca durante los próximos casi cuatro meses.

1BESO.

MaeseRancio dijo...

Feliz año nuevo.

Que en este año 2009 el agua siga manando igual de rica y de fresca de tu cántaro.

Zinquirilla dijo...

Ramsés,que el Señor y su madre te den un buen año 2009 que te mereces,

saludos!

radioblogueros dijo...

¡¡Hola!! Desde “La Radio de los Blogueros” nos encantará contar contigo. Te cuento: cada viernes de 19:05 a 20:00 (hora española), en Punto Radio Sevilla, emitimos un programa pionero en la radio difusión y dedicado, exclusivamente, al mundo del blog: tertulias blogueras, entrevistas, trucos para aplicar en nuestro blogs y, lo que más nos gusta, la lectura en directo de todos los comentarios que nos van llegando desde cualquier rincón del mundo.
¿Cómo escucharnos? Pinchando el logotipo de Punto de Radio en la página http://laradiodelosblogueros.blogspot.com. Escúchanos, escríbenos. Somos muchos y queremos ser muchos más.
Un saludo. Te damos la bienvenida y, sobre todo, no olvides decirnos desde qué lugar nos escribes.

Raúl Ramírez dijo...

Un saludo.

Hacía mucho que no te leía.

verdial dijo...

Una entrada que me ha dejado embelesada y me hace deserte lo mejor.

Un abrazo