domingo, 13 de diciembre de 2009

F.F.de C.

"- Sentía ganas de meterle una bala entre los ojos a cualquiera que se negara a follar para salvar su especie. Quería abrir las válvulas de descarga rápida de todos los petroleros y cubrir de crudo todas esas magníficas playas que yo jamás conocería. Quería respirar humo...

- ¿Dónde estabas, chico psicótico?

- Quería destrozar algo hermoso".

"El Club de la Lucha" - David Fincher

¿Habéis sentido esto alguna vez?

10 comentarios:

Luz de Gas RadioBlog dijo...

Esta mañana a las siete y a las siete y diez.

Besos

X dijo...

¿Afortunadamente? no.

El callejón de los negros dijo...

Hace frío en la calle, sal a pasear bien abrigado pero dejando que el aire de de en algun lado de la cara... anda despacio y dedícate a mirar las cosas pequeñas, a los niños pequeños, a las hojas pequeñas... se te pasaran todo... y vuelve a tu casa jugando, enredando los pies...

Un abrazo.

Antonio

dama dijo...

Pues sincera y afortunadamente, no.

Juanma dijo...

Yo supongo que no. Pero, quillo, no me entero muy bien de esto...

Un fuerte abrazo, no obstante.

La gata Roma dijo...

Pues sinceramente si, y a veces hasta cosas peores... que la historia me juzgue y me condene, pero sería falso decir que no....

Kisses

Carla dijo...

Me han entrado unas ganas tremendas de follar. Y de matar a uno de mis compañeros de trabajo por cabrón pero antes le daré un homenaje.

Rosalía dijo...

lo de follar para salvar la especie aún no se ha dado el caso ... el petróleo no me va, pero ná de ná, y lo de destrozar algo hermoso tampoco.
--------------
La peli es mu' buena. A mí es q me gusta prácticamente todo de D. Fincher ...

Saludos!

Anónimo dijo...

rosalia ¿y lo de follar por pasar un rato agustito?

el aguaó dijo...

Querido Juan, no sabes cuanto te entiendo.

Comparto tu opinión amigo X... afortunadamente. Bienvenido a este rincón de agua y locura.

Lo probé. Lo probé y funcionó. Gracias por tu tratamiento querido Antonio.

Eso es muy bueno amiga Reyes.

Hay veces, amigo Juanma, que no podemos controlarnos. O lo contrario, que el excesivo control lleva a un cúmulo de elementos que pueden explotar en cualquier momento. Tal vez ahí, en el borde de la ira y la impotencia, respirar humo sea necesario.

Si te sirve de consuelo, querida Gata, yo también lo he sentido... pero no vivido.

Bienvenida amiga Carla. Lo primero es bueno, cardiosaludable y necesario. Lo segundo peligroso e ilegal. Te recomiendo pues, la opción primogénita.

Llevas razón querida Rosalía. En cuanto a Fincher, es un auténtico genio. Ya recomendé en mi propio blog esta película.

Un fuerte abrazo a todos.