domingo, 17 de junio de 2007

Los síntomas

Lunes 18 de junio de 2007 en una consulta médica:

- ¿Cuáles son los síntomas que usted tiene?
- Pues mire doctor, la verdad es que los tengo desde que nací. Todos los fines de semana siento una serie de señales extrañas que recorren mi cuerpo. Y en algunas ocasiones entre semana también.
- ¿Los ha tenido este fin de semana?
- Pues sí mire usted. No siempre vienen todos juntos, pero este fin de semana han coincidido.
- ¿Podría enumerarlos?
- Pues mire: primero apareció un gran ataque de nervios, luego un dolor en el pecho. Seguídamente apareció una sensación de angustia que vino acompañada de resignación, para terminar en una palabra que acudía constantemente a mi cabeza: 'manquepierda', 'manquepierda'. Tras esa angustia y resignación, enmarcadas por un constante sufrimiento, apareció la alegría y la emoción. Éstas suelen venir menos últimamente, pero nunca han faltado.
- ¿Y me ha dicho usted que esto le ocurre todos los fines de semana?
- Y algunos días entre semana. Incluso este fin de semana, que he viajado y todo, también me ha ocurrido.
- Estos síntomas... ¿suelen estar acompañados del orgullo?
- Por supuesto.
- Creo que se lo que tiene... ¿usted es bético?
- Sí señor. En primera en segunda o en tercera, bético hasta que me muera. Por cierto doctor... ¿conoce usted Santander?

9 comentarios:

bogar dijo...

Estimado amigo:el orgullo no tiene calorias,por lo cual no engorda,es decir muchas veces hay que comerselo.Es hora de ser humilde y reflexionar.Perdón si molesto,Gracias

Glauca Maria dijo...

El escudo de las trece barras sobre el verde cielo, como tiene que ser.
"Manquepierda".

el aguaó dijo...

Querido Bogar, no se preocupe, no molesta. De hecho, creo que no ha entendido el mensaje que quería expresar.

Yo siempre me siento orgulloso de ser bético. Ya sea perdiendo o ganando, en segunda o en primera. Ése era el mensaje que quería expresar. Si lee algunos comentarios como el que le he dejado a la amiga Glauca o al amigo Híspalis se dará cuenta que lo que más proclamo en este momento, es una buena jornada de reflexión y mucha humildad. Estará de acuerdo conmigo que no es momento de sacar pecho por la situación del equipo, sin embargo, no me retracto por ella y sigo diciendo que soy bético. A esto me refería con lo del orgullo. Orgulloso de ser bético, tanto para lo bueno como para lo malo, y orgulloso de los miles de aficionados que se han trasladado a Santander a apoyar a un equipo que se jugaba la permanencia.

Un abrazo.

P.D. Es usted bienvenido siempre que guste querido Bogar. Su opinión no molesta.

bogar dijo...

Gracias.Espero en los proximos comentarios saber interpretar lo que usted dice.Felicidades.

finidiblanco dijo...

Es lo más grande, el sentimiento verdiblanco. Lo de menos es bajar a segunda, que lo conocemos y bien, lo de más es ver a la marea verde en Santander, la piel de gallina cuanda marca Edu, los gritos de los niños en la calle y, por supuesto, mis alumnos de ocho añitos con su ropa del Betis hoy en clase y con una sonrisa que no les cabía en la cara.
Viva mi Betis

Dama de sevillano nombre dijo...

Y llorar, porque ayer... ¿Quién no lloró?

Manquepierda siempre.

Piruleta dijo...

Sentimiento verdiblanco, ya lo dice la canción; ese sentimiento solo lo entendemos los béticos, pero los de verdad los que en días como hoy estamos orgullosos de ser verdiblancos; hay algo más bonito que ser betic@???

el aguaó dijo...

Querida Piruleta, es usted bienvenida siempre que guste. Esta es su casa.

Un abrazo.

capitan planeta dijo...

Increible pero cierto, llevo mas de media hora intentado explicar con palabras lo que significa el BETIS para mi y aún no lo se, yo creo que ni siquiera es un sentimiento, es algo que vá mas allá de nuestro dominio, porque nuestros sentimientos o incluso el propio destino podemos manejarlo y cambiarlo, pero al BETIS no, siempre va a estar ahí presente hagamos lo que hagamos,suframos,lloremos o saltemos de alegria...
BETIS eres único e intocable.
MUSHO BETI.