viernes, 9 de noviembre de 2007

El Chavo del 8

No sonó el reloj. Apenas los rayos del sol se habían despertado. Todo en silencio. No se escuchaba nada. Alguna persiana sonaba a lo lejos. Alguien se ha despertado ya. Me refregaba los ojos con los nudillos de las manos mientras buscaba a tientas con el pie las zapatillas. Era muy temprano. Lo sabía. Siempre me pasaba lo mismo. Era uno de los dos días que podía disfrutar de la cama, pero un resorte en el interior de mi cabeza saltaba inesperadamente. La aguja pequeña estaba a punto de llegar a las ocho. Arrastrando los pies por la somnolencia de mis piernas llegaba al salón. Todo oscuro. Por los agujeritos alargados de la persiana, como rendijas de luz, aparecían los primeros vestigios de la salida del sol. Cautelosamente encajaba la puerta del cuarto de mis padres y me acercaba al televisor, un Philips antiguo al que se le había ido el color verde y un tono rojizo predominaba en la pantalla, donde el Real Betis jugaba sobre un campo que parecía muerto y su camiseta era ‘grisiblanca’. Lo encendía y era entonces cuando un desfile de estrellas giraba en torno a una musiquilla que precedía lo que esperaba con ansia. Aquello que me levantaba de la cama como si de un reloj se tratara. Eran las ocho, y puntualmente, comenzaba el personaje que llevaba ese número en su nombre: el Chavo.


Con los ojos aún pegados y los pelos totalmente revueltos, me sumergía en esa cancioncilla cargada de muelles que anunciaba “el programa número uno de la televisión humorística” y que yo veía gracias al vídeo comunitario. Sonreía y comenzaba a disfrutar de las curiosas y divertidas situaciones que ofrecían sus personajes. El Chavo, protagonista de la serie, interpretado por ‘Chespirito’, Roberto Gómez Bolaños, Quico, al que le daba vida Carlos Villagrán, Don Ramón, o Ron Damón, que era Ramón Valdez, Doña Florinda, de la mano de Florinda Meza, el Profesor Jirafales, por Rubén Aguirre, la Chilindrina, que era Maria Antonieta de las Nieves, la Bruja del 71, encarnada por Angelines Fernández, y el Señor Barriga, cuyo personaje era interpretado por Edgar Vivar, el mismo que hace poco nos ha sorprendido en El Orfanato. Los conocía al dedillo todos, aunque yo tenía mis preferidos: Quico y Ron Damón, sin dejar a un lado al Chavo, aunque los primeros personajes me encantaban. Es cierto que en solitario o en un contexto aislado no tendrían mucho sentido o perderían parte del encanto, por ello, aunque eran mis favoritos, cobraban genialidad cuando a su alrededor se desplegaba todo el elenco.


Recuerdo excelentes episodios con guiones sencillos pero cargados de genialidad, dentro de un humor fácil, asequible y tremendamente útil. Era una serie que si caía bien, te encantaba, pero si no te gustaba, la odiabas. Yo me encontraba en el primer grupo, y la verdad es que gocé mucho de sus capítulos. Recuerdo algunos memorables pero que no podría enumerar, pues el artículo se haría extensísimo, y esto debe ser un texto que sirva de encuentro con la memoria.
Luego todo se trasladaba a la vida común, donde cada uno de tus amigos entraba dentro de un perfil... y los niños son inocentes, pero pueden llegar a ser muy crueles. Un amigo mío tenía la fama de ser Quico. Tenía una mayor capacidad económica que nosotros y disfrutaba de mejores juguetes, lo que daba lugar a la posterior demostración de su poder adquisitivo. Yo creo que todos los que nos hemos deleitado con esta espectacular serie tenemos historias que podemos relacionar con ella, como los amigos Maeserancio y Rascaviejas, que nos contaban sus experiencias en el saloncito de la amiga Dama.


Para todos los amantes del Chavo del 8... ¿y a ti, te gustaba? Entra y echa un trago mientras nos cuentas como lo descubriste...

13 comentarios:

mariquillasevillana dijo...

Bueno, casi, casi que me estoy estrenando, pero es que me ha gustado tanto tu artículo que no podía dejar de hacer un comentario.

Me gusta lo que escribes y lo sabes, aunque yo no haga mi aparición por aquí muy a menudo. Pero bueno, hoy voy a dejar un cachito de mí en tu espacio.

Me gustaba el Chavo del 8. Me gusta, vamos.

Aún algunas tardes lo ponían en la 2 y yo como una tonta me sentaba a verlo mientras mi padre protestaba por quitarle el telediario, para a los 2 minutos estar riéndonos por las ocurrencias de los personajes.

Sabes que te digo? Pues que con el trancazo que tengo, me gustaría sentarme en el sofá, poner Galavisión y reirme un rato.

Glauca Maria dijo...

Me ha encantado como relatas tu camino hasta encontrarte sentado ante la tele.
Yo la serie no la vi de niña. Conozco muy poco de ella pero lo que he visto me hace reir y eso es genial.
Un beso

La Criticona dijo...

Qué recuerdos... en carnavales con las coletas, las pecas y la chaqueta de lana puesta por detrás al revés. La chilindrina qué tiempos... qué mayorcitos que estamos. En fin, ahora ya no me gusta tanto, pero antes si que los veía y, moviendo el índice con el pulgar y el corazón juntos, repetía constantemente: Eso, eso, eso... Todavía en alguna ocasión lo hago.
Muchos Besos corazones.

calleferia dijo...

Que alegría de entrada amigo. No sólo me gustaba, sino que todavía me gusta; a veces, haciendo zapping, me lo encuentro en Popular tv y es de esos programas que cuando empiezas a verlo ya no puedes dejarlo.
A me mi encantaba la Chilindrina (era la más lista y la más pillina de todos), pero también Kiko (gran parecido con Zaplana) y ese dueño del piso de Don Ramón.

Todos, absolutamente todos eran geniales y demostraban cómo se puede hacer pasar un rato agradable sin nada zafio, grosero o mal sonante. Y si alguna vez se escapaba algo, siempre se podríamos decir que:
"...fue sin querer queriendo...".

Un abrazo.

Híspalis dijo...

La verdad es que pocas veces lo he visto pero sí se de muchos conocidos y familiares que lo veían siempre. Precioso, como siempre, la redacción...un abrazo amigo.

Dama de sevillano nombre dijo...

Yo los descubrí a través del Video Comunitario, y me enganché, no solo a ellos sino al Chapulín Colorado.
Años después lo siguió mi hijo, que se partía con la manera de llorar de la Chilindrina.
Ahora, la historia de amor imposible entre El profesor Girafales y Doña Florita, lo mejor.
¿Sabías que Bolaños, el actor del Chavo, está considerado en Méjico como un genio?

Er Tato dijo...

A mí me pilló un poco talludito, pero cuando empezó a verlo mi hijo, me enganchaba de vez en cuando con él delante del televisor. Todavía hoy me río con los videos que has colgado.

Un abrazo

Siempre Lunes Santo dijo...

La verdad que me ha encntado tus palabras hasta el punto de llegar a ver la tele, es que es la pura verdad, muy bueno amigo y gracias por acerme pasar un gran ratito leyendo tu entrada.
Yo siempre lo he visto y a veces lo sigo viendo, me gusta mucho y me parto el pecho con el chavo, es todo un personaje vaya.

Saludos a todos.

Por cierto con tu permiso me tomo la libertad para publicar mi nuevo blog: www.lareinadeloscaireles.blogspot.com

He descubierto un mundo que desconocía totalmente, y me encanta.GRACIAS.

MaeseRancio dijo...

Yo también descubrí al Chavo del ocho en el vídeo comunitario.
Los sábados me levantaba temprano, desayunaba, veía el episodio y luego otra vez a planchar la oreja.
Me regalaron un libro llamado El diario del chavo del ocho y al final había un capítulo en el que hablaba del enorme éxito que tiene en muchos países de América incluído Brasil y Estados Unidos.
Aparte del Sr. Barriga en El orfanato también lo he visto de pasada en algún culebrón de Galavisión y tampoco es raro ver a Ron Damón y a la Bruja del 71 en alguna peli de Cantinflas.

el aguaó dijo...

¡Qué alegría verte por este humilde rincón Mariquillasevillana! Sabes que eres bienvenida siempre que gustes. No tardes tanto en volver. Y mejórate de ese trancazo.

Todo aquello que hace reir es genial amiga Glauca. Me alegro que te guste.

Todos tenemos recuerdos del Chavo en nuestra infancia querida Criticona. Yo nunca me disfracé, pero amigos míos se que sí.

Era un humor sencillo y fácil, pero que te hacía reir. Geniales amigo Calleferia.

Gracias amigo Híspalis.

En Méjico es una estrella querida Dama. Es un ídolo de masas. Incluso le han dedicado hace poco un sello conmemorativo con el Chavo.

Como he dicho a la amiga Glauca, todo aquello que hace reir es genial querido Tato.

Bienvenido a este humilde rincón Siempre Lunes Santo. Gracias a ti.

Yo también los he visto en películas de Cantinflas amigo Maese, si no recuerdo mal, en el Padrecito era una de ellas.

Un fuerte abrazo a todos.

cofiliquili dijo...

Este ha sido un gran regalo, aqui se demuestra que las cosas buenas ni pasan de moda, ni se quedan ridículas, al contrario, ganan calidad. Un abrazo.

nefer dijo...

Amiguísimo Aguaó:

Cando me lo presentaron me quedé flipao.

No entendía cómo una serie tan buena había que verla en Galavisión (si tenías la suerte de tener video comunitario) y no en T.V.E.

1BESO.

el aguaó dijo...

La verdad es que sí querida Cofiliquili.

Por suerte, posteriormente TVE compró los derechos y se llevó varios años emitiéndola amigo Nefer. Actualmente la echan de vez en cuando en Popular TV.

Un abrazo.