lunes, 10 de diciembre de 2007

Las letras rojas

De pronto aparece. Crees que puedes solucionarlo. Al fin y al cabo no es la primera vez que pasa. Solucionado. Solo han sido unos segundos. Pero hay algo que no va bien. Empiezas a darte cuenta que quizás sea algo más grave. Pasa el día. Ninguna alarma más, pero al día siguiente... vuelven a aparecer esas letras rojas. La cosa se complica. Esto ya no es normal. Intentas solucionarlo y parece que lo has conseguido. Transcurre el tiempo y crees que todo va bien, pero la maldita señal de alarma vuelve a saltar. La desesperación crece dentro de ti y se desparrama como si fuera una bomba racimo. Te llega el temblor a todas las zonas del cuerpo. No es miedo. No es pena. Es rabia. Adrenalina apareciendo rápidamente como el sudor que perla tu frente. Unas cosquillas trepan por tu espalda. La espina dorsal se estremece y tu corazón bombea sangre con todas sus fuerzas. Se tensan los músculos y tu rostro se contorsiona en un gesto de furia. Vuelven a aparecer las letras rojas. Se complica la cosa. Parece que la solución pasa por un camino drástico. Al menos voy a actualizar mi blog y leer el de mis amigos. Pero es demasiado tarde... ya no puedes entrar en Internet. El virus se desarrolla rápidamente. Solo queda una solución: salvar documentos y programas y formatear el disco duro. Llamo a mi amigo el Capitán Planeta y le pido el favor de publicar esta entrada en su casa.


Espero solucionar el problema lo antes posible, queridos amigos. Le doy las gracias a mi querido Capitán Planeta y la enhorabuena al creador del virus, pues ha conseguido su objetivo.

23 comentarios:

Lacava dijo...

Espero que el virus no haya llegado al cántaro de tu bendita agua, amigo.
Que sea leve.

canalsu dijo...

Lo penoso amigo es que el imbécil de turno ni siquiera iba a por tí. Seguro que es el típico subnormal que, llegando estas fechas, se dedica a explotar petardos cada cual más gordo sin saber siquiera por dónde se prenden. La casualidad que describe al burro.
Paciencia.

Glauca Maria dijo...

Intenta salvar lo que puedas y como dice canalsur, ... ni siguiera iba a por ti...la casualidad.
No te agobies que en la foto se te ve "mu malita" cara.

Un beso.

Roberto Villarrica dijo...

Cuando recuperes tu ordenador, espero amigo Aguaó que nos cuenten lo que uno echa de menos su ordenador cuando no dispone de él.

Yo le tengo pavor a los virus y a los fallos de la tecnología. Con la cantidad de fotos tan grande que tengo en formato digital, todas las precauciones son pocas. Tengo una partición del disco duro para las fotos, me he comprado un disco duro externo para lo mismo y hago copias de seguridad con las fotos de cada año.

Ludwig Constantine dijo...

Todavía se me saltan las lágrimas al recordar aquella vez que perdí TODO lo que tenía en el disco duro por un virus. Lo más duro fueron las fotos (especialmente unas de una ex-novia que...)

El callejón de los negros dijo...

Estoy convencido que pronto podremos servirnos agua de nuevo, fresquita, y estará en el alfeizar de esta ventana. SUERTE. Se cura en una semana.

Antonio

Dama de sevillano nombre dijo...

Ni recordar quiero las casi cuatrocientas fotos que he perdido hace dos meses por un virus, entre ellas las de Carmona, Ubeda y Baeza.
Y lo más grave es que estuve a punto de meterme en un ciber con los amigos de mi hijo para estar con vosotros...
Cada vez que me acuerdo de mis fotos perdidas me entra un nudo en el estómago y una mala leche que ....
En fin, amigo, tus cántaras, a salvo.

canonigo Alberico dijo...

espero q no sea nada y que pase pronto, se te echa de menos aguaó, y al creador del virus, ojalá le entren los albañiles en su casa y se queden seis meses, minimo.

Un abrazo amigo y que no sea na

Moris dijo...

Espero que se restablezca pronto tu conexión. La ilustración lo dice todo.

Un saludo Aguaó.

nefer dijo...

Amigo aguaó:

No te preocupes, seguro que tu mejor agua aún está por venir.

1BESO.

bogar dijo...

Al del virus que le entren "caguetas" y se tenga que tomar el Tanaget con mangueras.Animo querido aguaó.Saludos

vicenteeldelasalmendras dijo...

Al del virus sólo decirle lo que le dijo una vez una gitana en la Feria a un amigo mío cuando no quiso comprarle una flor: a ver si te salen almorranas...

La Criticona dijo...

ay pobre, menos mal que te ha dado tiempo de entretenernos con esta magnífica entrada. Si es que no hay virus que por bien no venga...

Cabezota sin remedio, corazón enorme dijo...

Eso te pasa por ir metiéndola donde no debes...

Un abrazo, que te sea leve y que vuelvas muy pronto.

Er Tato dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Er Tato dijo...

Vicenteeldelasalmendras, yo conozco una maldición calé más jodida que la de las almorranas.

Se la escuché una vez a una gitana, y no era a mí, gracias a Dios.

Reza así: ojalá te entre un dolor de barriga que mientras menos corras más te duela y se te paras, revientas.

Pues eso.

Saludos

canalsu dijo...

Si todavía no lo has hecho, cómprate un mac core duo. Usa windows o mac a discrección, nativo, nada de emulación y que le den…

Glauca Maria dijo...

¿Como va eso...?
Tu no te agobies que se te espera lo que haya que esperar.
Un beso.

Rascaviejas dijo...

Vuelva ya, hombrepordió!
(...a mi un virus me jodió el ordenador en los días previos a la prueba de un libro...y con copia de seguridad algo anticuadilla... Tuve que rehacer algunos textos. No sabe cómo le entiendo....)

Híspalis dijo...

Espero que el virus no haya afectado a ese cántaro de agua tan bendita que tienes amigo.

aiNOha dijo...

Amigo Aguaó
Cómo se te echa de menos por estos lares.
Echo en falta esa agua con la que siempre aprendo algo nuevo, siempre, en cada post que nos regalas...

Un beso y un abrazo!

el aguaó dijo...

Muchísimas gracias por vuestros ánimos y vuestras muestras de apoyo.

Un fuerte abrazo a todos.

MaeseRancio dijo...

Si nos ponemos a pensar es alarmante como dependemos de unos cuantos cables y unos gramos de silicio.

Y no me refiero a que se nos joda el pc, que también es una putada quedarse sin fotos, documentos, emails, etc. sino en el día a día de nuestra vida.