lunes, 28 de enero de 2008

Ágætis byrjun

“fueron luego llevados por el piélago durante mucho tiempo. A su alrededor surgía del miembro inmortal una blanca espuma y en medio de ella nació una doncella”

Teogonías - Hesíodo



El sofocante calor aplastaba el ánimo de los que teníamos que estar allí. Agobiados por la hora y el inminente comienzo del examen, nos mirábamos entre risas nerviosas. No faltaba mucho para que se repartieran las hojas. Para algunos el último examen, para otros tan sólo uno más en la lista de presentaciones pendientes. Reverberaban las ganas por concluir. Era el quinto año. Cinco años de carrera que podían cerrarse en ese momento. Tan solo dos horas después. De pronto silencio. Miradas encontradas. Sonrisas disimuladas que destilaban melancolía. Y ¿ahora qué?. No eran cinco años. Eran diecisiete años estudiando. El punto y final se podía poner dos horas después. Luego vendría el CAP, o tal vez un periodo de naufragio dubitativo, o trabajo aislado de lo que realmente ansiábamos en nuestro interior. Uno de nosotros propuso hacer algo. Una idea. Un esbozo. Apenas una semilla diminuta que se quedó suspendida en el aire. Preguntas y dudas que se interrumpían al aparecer el profesor en la esquina. Antes había que aprobar este examen.

Y se aprobó. Había llegado el final de la carrera, y como si fuera el pitido que anuncia el final de un partido de fútbol, la diáspora. Billete en mano, uno marchó a la ciudad eterna, Roma, donde probó suerte en menesteres histórico-artísticos. Con éxito. Parecía que la estancia en la ciudad del Coliseo iba a ser para mucho tiempo. Pero volvió antes de lo esperado. Para entonces, la semilla había germinado.

Surgió como un brote verde en una tierra yerma. Del entretenimiento para olvidar los nervios de un examen, se pasó al esbozo de un dibujo que pronto cogería forma. Cuando despedíamos a nuestro amigo en el aeropuerto, la vida de esta Asociación ya estaba concebida como idea. Aunque aún no lo sabíamos.

No hacía ni un año que habíamos acabado la carrera. Recuerdo que soplaba el aire de junio. Un aire fresco que anunciaba un verano extraño. Quizás no haría tanto calor como se esperaba. El Sol seguía en alto y cayendo con fuerza, pero la nueva brisa que aportaba Eolo templaba el ambiente. Habíamos quedado para ver una exposición. Los cuatro. Un hueco en nuestras vacías agendas de licenciados. Seis meses de la vuelta de Roma. CAP concluido. Descanso en el trabajo. Tierra de nadie. Carné de conducir. Y fue entonces cuando nos dimos cuenta. Teníamos algo. En aquel mar de dudas se levantaba espuma. ¿Oleaje?. Era algo mejor. Cualquier cambio en la calma muerta del horizonte era buena señal. Decidimos acercarnos para contemplar aquello que estaba tan cerca y que casi podíamos acariciar con la punta de los dedos.

El ocaso de un insólito verano acaecía en las postrimerías de agosto. Faltaba menos de un mes para que Perséfone marchara con su esposo y su madre Deméter comenzara el otoño. Fue entonces cuando surgió nuestro objetivo. Se disiparon las dudas. La claridad se hizo patente. La gestación de la idea comenzaba en ese mismo instante.

Todo lo demás vino rápidamente. Pasaron los días, fugaces, como estrellas de Bagdad. Y el horizonte se acercó a pasos agigantados. La espuma se hizo efervescencia. Claridad en el espejismo de la duda. Y de pronto llegó. Sonrisa en los labios. Nervios patentes en la excitación del rostro. Una carta. Un número. Una letra. Ya éramos Asociación Cultural de pleno derecho.

Recuerdos palpitantes en nuestra memoria como eco de aquella idea que surgió en los nervios previos a un examen. Gestación de un sueño que se hace realidad. Lo tocamos con la punta de los dedos. Y a la cabeza viene una hermosa doncella brotando de la espuma. El Nacimiento de Venus de Boticelli.

Y aquí estamos. Cargados de ilusión, sueños y proyectos, que esperamos se hagan realidad con vuestra ayuda.

La Asociación Cultural

Esto era lo que me ha mantendio ocupado las últimas semanas queridos amigos, un proyecto que se ha hecho realidad y del que os hago partícipe. Ahora, si queréis, servíos un buen trago de agua...

17 comentarios:

capitan planeta dijo...

Ya era hora hombre, no se que ha durado mas si creas la asociación o el parto de la burra jejeje.
Me alegro muchisimo por vosotros y por nosotros también, que por fin vamos a tener una asociación que acerque de verdad la cultura a la gente de a pie.
Espero poder participar en las muchas actividades que prepareis.
Un saludo a todos.

Glauca Maria dijo...

Me has dado una gran alegría.

Voy a visitar la página de la Asociación, seguro que será fantástica.

Como decía un viejo mi viejo profesor :quedo a disposición de vuestras mercedes para lo que gusten mandar.

Un beso.

aiNOha dijo...

Me alegro mucho por vosotros querido Aguaó, agregé la pagina de la asociación cultural a *mis favoritos, iré echando un ojo poco a poco ;)

Por cierto "espacioapARTE" me encanta, muy ocurrente original ^^

Besitos!

Dama de sevillano nombre dijo...

Hombre, estupenda noticia, ya sabes, cuenta conmigo para lo que necesites, ya sabes dónde estoy.
Suerte.

orfila dijo...

Arte. ¿Qué es lo que queda si no es el arte?

Pues nada, mis mejores deseos para el proyecto.

Un fuerte abrazo.

aiNOha dijo...

Nuevamente mis felicitaciones. Acabo de leer la página de "espacioapARTE" al completo. Me encanta ^^

Besos

bogar dijo...

No te deseo suerte porque la suerte es "pa" los torpes.Seguiremos aprendiendo.Saludos

El callejón de los negros dijo...

Toda nueva andadura es una ilusión que atrapa. El arte, si es en la calle mucho mejor, seguro que se merece el esfuerzo.

Muchos ánimos ¡¡qué la utopía no deje nunca de sobrevolar nuestras ilusiones!!

Saludos
Antonio

MaeseRancio dijo...

Que os vaya muy bien con este nuevo proyecto.
Queda añadido a mis favoritos.

gazpacho con arepa dijo...

Aguaó, ENHORABUENA!!!! iniciaticas como esta son las que hacen faltan en Sevilla, que desde hace tiempo es un yermo cultural.
Yo estoy metido en ese (ingrato) mundo: estoy a tu disposición para lo que haga falta.
Un abrazo y hazlo extensivo a tus colegas de aventura.
De nuevo ENHORABUENA

Entre San Bernardo y la Oliva dijo...

Mis felicitaciones señor aguao por esta fantastica idea...

Me ha encantado la pagina de la asociacion....

Un saludo

PD: pasese por mi blog

el aguaó dijo...

Muchas gracias a todos por vuestro apoyo. Espero que este barco en que nos hemos fletado, vaya a buen puerto.

Os mantendré informados.

Un fuerte abrazo a todos.

Moe de Triana dijo...

Llevaba yo sin asomarme por aquí un tiempecito miarma, estoy ultimamente más liao que la herencia de una gitana.

Enhorabuena por la iniciativa aguaó, cuenta con un servidor para todos los tinglaos que hagan falta.

¡¡Un saludazo aguaó!!

P.D: Pásate por el bar que me han traido unas caballitas pa asarlas que están pa chillarles.

ANDRÉS dijo...

Mucha suerte en esta nueva aventura, la narración impresionante, sabes como meterte al personal en el bolsillo, jeje Muchas Felicidades!!

ANDRÉS dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Híspalis dijo...

Siento no haber escrito ántes...quería empaparme bien vuestra nueva idea... me parece genial la idea amigo Aguaó y creo que con tu ilusión y maestría llegaréis a buen puerto seguro. Además, cuenta con todo mi apoyo. Desde aquí os envío un fuerte empujón y mucha suerte en vuestro nuevo y precioso proyecto.

PD: Si te parece envíame información sobre el proyecto a mi cuenta de correo electrónico para hablar con un buen amigo periodista para que os de cobertura informativa y así os conozca más personas.

Andrés dijo...

Querido aguaó, a pesar de que hacía tiempo que no te escribía, no creas que he dejado de leerte. Te felicito por vuestro magnífico proyecto y creo un post en mi blog (que hay que darle un poco de publicidad, no?). Un abrazo.