jueves, 23 de octubre de 2008

Los Puentes de Madison

- Esa clase de certeza sólo se presenta una vez en la vida - Robert Kincaid



La conocí gracias a mis padres. Una noche romántica que terminó endulzando un día muy especial para ellos. Cine y cena. Una cacofonía que muchos de nosotros estaríamos dispuestos a repetir con nuestra pareja soñada hasta la saciedad. Cuando mi pregunta los asaltó, fue mi madre la que respondió automáticamente, con una sonrisa dulce y un gesto de ternura impagable. Habían visto Los Puentes de Madison, de Clint Eastwood y Meryl Streep. Rápidamente una duda trepó por mi subconsciente y se afianzó en mi mirada de sospecha. ¿Una película protagonizada por Eastwood y que a mi madre le había gustado?. Mi ceguera de niño acostumbrado a ver películas de un pistolero callado, discreto y de puntería excelente, rápido como el viento desenfundando, o vengativo y paciente fuera de la ley, me traía la imagen de un vaquero de poncho que buscaba recompensas en los puentes de Madison o tenía que interceptar asesinos a cambio de favores. Nada más lejos de la realidad. El gusto de mi madre por la película debió abrirme los ojos desde un principio, y hubiera llegado a la conclusión acertada. Era una película de amor. Una película de esas que yo clasificaba como aburridas y lentas, carentes de espadas, caballos y tiros, único género que me fascinaba en aquel entonces. Mi madre la acogió como uno de sus descubrimientos y la puso en su lista mental de películas, compartiendo lugar privilegiado con Pretty Woman, Dirty Dancing o Memorias de África.



Pasó el tiempo y no volví a echarle cuenta a ese título que me confundía al ver el nombre de Eastwood mezclado con puentes que no fueran paso de forajidos, pero un día la anunciaron en la televisión. Mi madre celebró el momento y se preparó para esa tarde. Me di cuenta que le gustaba más de lo que yo imaginaba. Me resigné y me senté en el sofá a ver pasar rápidamente aquel film que había tirado por tierra mi imagen de Clint Eastwood. Pero entonces... algo cambió. Aquella historia no tenía tiros, ni revólveres, ni sombreros ajados y llenos de polvo, ni sogas atadas a un cuello. Aquella historia tenía pasión, belleza y amor. Me dejé llevar por ese hermoso relato. Me perdí en esos diálogos cargados de significado y mensajes entre líneas. Y me asusté. Me asusté cuando al final mis ojos se llenaron de lágrimas y me emocioné dejando escapar mis sentimientos. Con el tiempo, la volví a ver, sorprendiéndome a mí mismo, y comprendí todos los detalles que aparecen a lo largo de la historia. Había ampliado mi obcecado gusto por un único tipo de películas y Los Puentes de Madison habían entrado de lleno en mi lista de películas favoritas.

Y las críticas demuestran que Eastwood consigue realizar uno de los mejores papeles de su vida, y que Meryl Streep encarna el personaje a la perfección. Pablo Kurt de FilmAffinity así lo deja ver en su crítica: “Meryl Streep es un ama de casa que abandonó sus sueños por cuidar de su marido y criar a sus hijos en una pequeña granja del perdido condado de Madison. La llegada de un fotógrafo del National Geographic (Clint Eastwood), un fin de semana que su familia está fuera, le abrirá los ojos y el corazón a un mundo enterrado en años de rutina, y le hará aflorar sentimientos escondidos que entrarán en conflicto con la persona que ha sido hasta ese momento. Curiosamente, el mejor melodrama romántico de las últimas décadas no está protagonizado por guapos adolescentes, sino por dos maduros actores que nos regalan una historia de amor conmovedora, real y de una sutileza mérito del clasicismo del mejor Eastwood-director. La ceguera de Hollywood la nominó a sólo un Oscar -mejor actriz-, pero tras su visión uno se pregunta si realmente en todo el metraje de "Braveheart" más "Babe" más "Apolo XIII" -las 3 principales películas nominadas ese mismo año- hay un atisbo de tanta sutil intensidad como en esa escena en la que el duro Clint llora de amor bajo la lluvia mientras la mano de Streep duda entre abrir la puerta a una nueva vida...”.



Fue uno de los regalos de Reyes para mi madre hace ya un par de años. Cuando la compré, no me sentí bien, pues me gustaba tanto que parecía estaba haciéndome un auto regalo. La sinopsis que ofrecía el DVD en el dorso me hubiera hecho retroceder muchos años atrás: “Robert Kincaid, un fotógrafo que viaja alrededor del mundo trabajando para la revista National Geographic y Francesca Johnson, un ama de casa de Iowa, no buscan cambiar sus vidas de la noche a la mañana. Ambos se encuentran en un punto de sus vidas donde todas las ilusiones han quedado atrás. Sin embargo, cuatro días después de conocerse, ninguno de ellos querrá perder el amor que han encontrado”. Sonreí y me di cuenta que mi gusto se había ampliado con el paso de los años y que, tal vez las circunstancias de la vida, te hacen abrirte a nuevas historias que nunca creías ibas a contemplar.

Título original:
The Bridges of Madison County
Director: Clint Eastwood
Productor: Clint Eastwood y Kathleen Kennedy
Guión: Richard LaGravenese y Robert James Waller
Fotografía: Jack N. Green
Música: Lennie Niehaus


Reparto:
Clint Eastwood - Robert Kincaid
Meryl Streep - Francesca Johnson
Annie Corley - Caroline Johnson
Victor Slezak - Michael Johnson
Jim Haynie - Richard Johnson
Richard Lage - Abogado Sr. Peterson
Debra Monk - Madge
Phyllis Lions - Betty
Christopher Kroon - Michael joven
Michelle Benes - Lucy Redfield


Aunque no lo he hecho nunca, aquí tenéis un fragmento del final, para aquellos que la hayan visto y quieran recordarlo, y para los que no, os lo dejo a vuestra elección.


En el DVD, una pequeña crítica remataba el dorso con una reflexión: “Los ganadores del Oscar, Meryl Streep (consiguió su décima Nominación al Oscar por esta película) y Clint Eastwood (quien también la dirige y produce) llenan de talento y convicción a los entrañables personajes creados por Robert James Waller en su novela best-seller acerca del amor, la elección y sus consecuencias. ‘Meryl Streep y Clint Eastwood están tan perfectos que parece que hubieran salido directamente de las páginas de la novela’, proclamó la revista Entertainment Weekly. También son perfectos los pequeños detalles y las grandes emociones de este relato sobre un amor que sólo pasa una vez en la vida. Con suerte, un amor como ese nos ocurre a alguno de nosotros tarde o temprano. Para Robert y Francesca fue tarde. Y fue glorioso”.

33 comentarios:

El callejón de los negros dijo...

Estreno este nuevo 'interfase' que nos pone el aguaó que mientras no deje de usar cántaros de barro me parece bien todo lo que innove.

La película la he visto pero no entera, trozos, aunque la que sí he visto completa es la obra de teatro cuando la trajo a Sevilla Miguel Narros hace ya por lo menos seis años, con Charo López y Héctor Colomé.

Y como dice Francesca...'Haced lo que tengáis que hacer para ser felices en esta vida. Hay tanta belleza'

Saludos, y buena elección para este otoño que ya araña...


Antonio

La gata Roma dijo...

La primera vez la vi en el cine de verano, no sé porque lo cuento, pero me parece curioso. No recuerdo si lloré; tal vez un poco. Luego la he visto alguna vez en la tele, pero la verdad es que no puedo verla en cualquier momento; hay días que no tengo el cuerpo para eso, y hay veces que… no te enfades, no me levanto tan cursi.
La verdad es que no para de llover; no me gusta mucho por la reclusión en la que me encuentreo, y ya veo como sigues tú. Siguiendo con el cine, ya sabes que los que no saben silvar, pueden
gritar en un momento dado.
Kisses

sevillana dijo...

La he visto varias veces y aunque ya se lo que va a pasar, te aseguro querido aguaó que cada vez que lo hago se me saltan las lágrimas.
Impresionante pelicula y sobre todo Meryl Streep.
Me encantó esta entrada Besitos

Zapateiro dijo...

Clint Eastwood es uno de mis directores favoritos. Me fascinan casi todas las películas que ha dirigido.

Hay que tener la mente abierta a cualquier género de películas, así que celebro que tu mente se abriera a otras posibilidades;)

Un beso aguaó.

América dijo...

Tuve la oportunidad de leer el libro de Robert James Waller Los Puentes de Madison’,antes de ver la película por television,llego a mis manos de casualidad una amiga me lo presto,acababa de leerlo,te confieso que lo leí casi como se dice de una sentada,se me saltaron las lágrimas al final de la historia ,por que sentí que era una historia real,cerré el libro tristísima,supongo que la idea del autor era mover sentimientos,para cuando vi la película ya estaba preparada,pero igualmente la versión cinematográfica esta muy bien,logran trasmitir la atmósfera que rodea los personajes,y contar una bella historia de amor,felicitaciones por tan bonito post....

Anónimo dijo...

Aunque no he visto la película sí que había visto el final alguna vez. Es la vida, ¿no?. Parece que con los años uno empieza a darse cuenta de ello. Sentimientos encontrados. Sentimientos nunca olvidados.

PD.Que disfrutes de tu concierto.

La Iglesia de Auvers

luna dijo...

hola aguador, esta es una de esas películas que dejan huella, por lo menos a mí. Meryl Streep es mi actriz favorita y este papel está hecho a su medida. Cuanto he llorado, viéndola y reviéndola... Una historia de amor/res, de renuncias, de decisiones frias, de cómo la vida por muy rodada que vaya, en cualquier momento, puede ponernos en una encrucijada y hacer que decidamos.... fantástica... me han entrado ganas de verla una vez más.
besos

del porvenir dijo...

Reconozco que me aburrí como un oso viéndola, al lado mio lloraban. Nada más empezar se sabe el final, luego sólo queda esperar los trámites que llevan a un desenlace evidente.
Cadacual es cadacual.

Pasión dijo...

Agredezca a su Madre, que le sentara en el sofá para ver esa Gran Película. ¡Qué descubrimiento!, maravillosa.

El Actor y Director amante de la Gran Música: El Jazz.

Por cierto Hijo no reconocido del Flaco. El Gordo y el "Flaco".

Pero lo que de verdad me impactó: cuando el Hijo/a leen el Diario de su Madre.

¡Qué vidas más vacías!.

Juanma dijo...

Esa película, con ese final, hacen más grande el cine. Clint absolutamente empapado, el semáforo en verde y el intermitente encendido, la mano de Meryl Streep a un centímetro de abrir la puerta...ufffffff.
Y supongo, querido aguaó, que has visto "Sin perdón". Si no es así, no tarde ni un segundo más. Es otra obra maestra de ese tipo duro con tan buen corazón.
Un abrazo.

Dama dijo...

No puedo ver esta película porque me encanta.
Es tan bonita y tan sincera que se me encoge el alma con sus miradas y sus dialógos, quizás sea porque todas las mujeres tenemos algo de Francesca, unas más y otras menos.
Y el final... ¡no puedo, no puedo!

Glauca dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con el comentario del porvenir

Un abrazo

Híspalis dijo...

¿Te puedes creer que nunca terminé de verla? Es como una asignatura pendiente... y todo el mundo me habla maravillas de esta película. Sin duda la tendré que ver entera, por eso, si me lo permites, no pico sobre el último vídeo del final de la peli.

Un fuerte abrazo.

Juan Antonio, el.profe dijo...

A mí me gustó la película, es un prodigio de buen gusto. Y qué verdad es esa de que con la edad vamos amliando gustos; alguna vez también he reflexionado sobre eso en mi blog.
A todo esto, aguaó, felicidades por el premio al mejor comentario de la semana en la radio de los blogueros. No podía soñar con un mejor sucesor para el premio...

sevillana dijo...

Muchas felicidades aguaó por ser tu comentario el mejor de la semana.
Besitos

Ludwig Constantine dijo...

La escena de la lluvia es una de mis escenas favoritas. El tito Clint es una de los grandes, capaz de hacer Sin perdón (obra maestra total) y un par de años después Los puentes Madison y que le quede igual de bien.

Finidiblanco dijo...

Meryl Streep una de las grandes para mí........

Bonita película, genial narración, como siempre

Zinquirilla dijo...

Yo me quedé también igual, la vi melodramática y forzada.

En cuanto al impass de nuestro amigo, permítanme que reproduzca la descripción que le hice:

"Un profesor de Historia del Arte, embrujado por el barroquismo velazqueño, ensoñador de las maravillas de nuestra ciudad. Un chirrido de enea nos alerta en la penumbra que se cierne sobre su encalada habitación en La Tercia. Su mano invisible, que se nos antoja callosa como las heridas del alma, revolotea a la par que su pluma nos trae sus historias, donde los artistas inmortales tienen un sitio especialmente reservado. Es un historia inventada, con diálogos que permanentemente se cruzan, con sensaciones adivinadas, sobre una historia real. Su extremada sensibilidad nos arranca suspiros, quejíos. Él nunca está presente sino que se dirige a vuesas mercedes solícito con el agua fresca con que despertarnos de la ensoñación que nos evoca. Y entonces aparece el joven real que es y nos habla de música, fútbol o noticias. Pero pronto vuelve a ser el aguador que surte el agua fresca que mana de Sevilla":

p.d.: no he puesto el enlace porque el post tiene otras descripciones y podría resultar lioso.

MaeseRancio dijo...

El amigo Clint es uno de los mejores directores en activo con muchas obras maestras a sus espaldas. Amo su cine, pero... no soporto a Meryl Streep.

Le regalé la peli a mi hermana hace tiempo porque le encanta y la puedo ver cuando quiera. Todavía no he reunido el valor suficiente para echarle el ojo.

No puedo con Meryl Streep, no puedo, no puedorl... pecadora, fistra de la sabana africana.

NATURAL DE SEVILLA dijo...

Mi querido Ramses, el amor de madre, aguita clara de inspiración y sensibilidad, capaz de cambiar el concepto que cada uno tiene de las cosas. Un fuerte abrazo.

David C. dijo...

Sensacional película. Justo hoy publiqué un post y navegando encuentro el tuyo. Saludos.

verdial dijo...

La he visto solamente una vez y me llegó al alma, seguramente por notar una cierta similitud entre la trama y mis vivencias. No la he vuelto a ver, pero tampoco la he olvidado.

Un abrazo

Persa dijo...

Amigo Aguaó, yo era de los suyos con Eastwood, aunque cambié de idea hace ya algunos años, cuando ví con qué corazón dirige sus películas (Mystic River, Million Dollar Baby, por Dios, qué maravillas).
Vi esta película por primera vez no hará ni dos meses. Nunca me había llamado la atención. Si acaso, me atraía porque seguramente vería algo de la Meryl Streep de uno de mis grandes amores peliculeros, Memorias de África.
Pues bien, si hay muchas mujeres que, en efecto, son en parte la protagonista, yo me identifico por completo con el viejo fotógrafo (aunque ya quisiera yo publicar en el National Geographic).
El final es absolutamente demoledor. Tan real...

Pilar dijo...

Es una película de las que hacen historia.

María_azahar dijo...

Me quedo con estas palabras de Robert hacia Francesca: "No quiero necesitarte... porque no puedo tenerte”.

Has tenido muy buen gusto eligiendo peli y BSO, Ram. Preciosas. Además, un reparto de lujo.

Luz de Gas dijo...

Pues ya estamos por aquí de nuevo y vaya peliculón que nos traes como si estuvieramos en el maravilloso Cine Delicias.

El señor Eastwood ha sabido reinventarse y ofrecernos joyas como esta que también forman parte de mis favoritas, gracias también a mi madre que no paraba de repetirme que la tenía que ver.

Muy buena realización, interepretación y un mensaje eterno, el del amor que nunca muere.

Un abrazo Aguaó.

radioblogueros dijo...

Hola Aguaó, soy Ali Trujillo de "La radio de los blogueros". Mándame tu email a alitrujillo@gmail.com.

Gracias

calleferia dijo...

Querido amigo:

No llegué a ver la película y ya a estas alturas, no creo que lo haga.

De todas formas, cómo alguien te dijo una vez, todos y todas querido Ram, alguna vez pusimos la mano y...dudamos si abrir o no.

Un beso.

la cuoca itagnola dijo...

Querido Aguaò, què magnifica pelicula! pero que trista: he estado durante meses después de verla por no haber cogido carretera y manta y marcharse con el bel fotografo! Yo lo hubiera hecho: el AMOR, ese con todas las mayusculas, pasa solo una vez en la vida delante de tu puerta y hay que saber cogerlo al vuelo. Uniones "templaditas" que estan en pié toda la vida con la excusa de que "pero es tan bueno..." no son las que dejan huella para siempre en las profundidades del alma.
En fin, que los dichosos puentes de Madison me dejaron con un "mosqueo" itagnolo enorme!

La cuoca itagnola dijo...

Querido Aguaò, què magnifica pelicula! pero que triste: he estado "enfadada" con Meryl Streep durante meses después de verla, por no haber cogido carretera y manta y marcharse con el bel fotografo! Yo lo hubiera hecho: el AMOR, ese con todas las mayusculas, pasa solo una vez en la vida delante de tu puerta y hay que saber cogerlo al vuelo. Uniones "templaditas" que estan en pié toda la vida con la excusa de que "pero es tan bueno..." no son las que dejan huella para siempre en las profundidades del alma.
En fin, que los dichosos puentes de Madison me dejaron con un "mosqueo" itagnolo enorme!

Du Guesclin dijo...

No soy muy aficionado al Séptimo Arte y como ya he comentado alguna que otra vez, mis únicos escarceos cinematográficos se dan en peliculas de época, así que ésta no encaja en el perfil.

Pero vamos, no descarto verla alguna vez, así que la guardaré en la lista de "futuribles"; tus recomendaciones para mi son palabra de ley, jeje.

Además, desde el sábado tienes todos mis respetos (¡más aún si cabe!)

Saludos.

el aguaó dijo...

Si no fuera por vuestros comentarios, por vuestras opiniones, por que estáis ahí haciendo posible que esto no muera, no podría seguir adelante.

Gracias de todo corazón.

Un fuerte abrazo a todos.

nefer dijo...

Tengo que verla amigo, y después de ésto, más aún.

1BESO.