miércoles, 10 de diciembre de 2008

Recuerdos de Santa Catalina

“Llegará un día que nuestros recuerdos serán nuestra riqueza”Paul Géraldy

Se había enterado por casualidad. Una frase suelta en el aire que llegó hasta sus oídos, mientras la bolsa amarilla recogía las escasas monedas que el día otorgaba. Todos tenemos un pasado, y Mariano también lo tenía. No tan diferente al de mucha gente. Tenía familia y un buen trabajo, pero la vida suele ponerte obstáculos que resultan impredecibles. Eran dos hombres bien ataviados los que comentaron algo al pasar por su lado. Chaqueta y corbata. Ropa de trabajo en campos de negocios, donde las batallas se libran con plumas o estilográficas, y las guerras se ganan con sonrisas y estrategias. Algo le sonaba a Mariano. La información llegó mutilada, casi tanto como su desayuno diario, pero pudo hilvanar los datos suficientes para la cita. Día 12 – Santa Catalina – Nueve de la noche. Siempre había sido un enamorado de aquella Iglesia. No tenía otra cosa que hacer y el tiempo le sobraba a raudales, hasta que la vieja Parca que corta el hilo se decidiera a guardar el suyo.

Gente de todo tipo y condición. Muchos le miraron cuando llegó envuelto en ese viejo abrigo verde raído y lleno de agujeros que había encontrado la semana anterior en la basura. La cara sucia y llena de churretes. Barba de un puñado de días olvidada y pelo enmarañado. Y encima de todo eso, una capa pesada de pobreza, oportunidades perdidas y abandono de la esperanza. Quizás esta última prenda, invisible para los demás, era la que más le pesaba a Mariano. Pero allí estaba. Había acudido a la cita de aquellos dos hombres de chaqueta y corbata. Pero él no se había colado en ninguna reunión de importantes empresas. Ni siquiera estaba estorbando para que los negocios llegaran a buen puerto. Estaba colaborando sin darse cuenta, porque lo que realmente quería y deseaba era estar cerca de ella. De Santa Catalina.


Se apartó un poco del gentío y se sentó apoyado en los muros. Alzó la vista y contempló las personas allí reunidas. Chaquetas, corbatas, botines, camisetas, rebecas, tocas, abrigos. Entonces dejó caer su cabeza hacia atrás y sintió cómo su nuca tocaba la pared. ¿Qué es lo que le queda a un hombre que ya no tiene nada?, sus recuerdos. Aquellos recuerdos era toda la riqueza que Mariano tenía. Y Santa Catalina estaba en la mayoría de ellos. Y lloró. Lloró desconsolada y amargamente. Sin compasión de sí mismo y acordándose de todos los momentos. Cada recuerdo era una pequeña joya envenenada. Era como un puñal de oro que se clavaba en su corazón. La primera vez que cruzó sus puertas acompañado de su padre, la llegada de Cuaresma y sus ansias por contemplar aquel Misterio imponente, las Lágrimas de Su Señora, la cara de su hijo, el mayor, cuando contempló su Capilla Sacramental. Y su mujer, diciéndole que sí ante el altar. Lo había perdido todo... menos sus recuerdos. La única riqueza que le quedaba. No quería que Santa Catalina también se perdiera...

“Los recuerdos no pueblan nuestra soledad, como suele decirse; antes al contrario, la hacen más profunda”
Gustav Flaubert

La echaba de menos. Mucho más de lo que él mismo hubiera pensado. Rodeado entre todo aquel gentío aglomerado, se sintió sólo. Una soledad extraña y melancólica. Nostalgia de todo lo vivido y ahora desaparecido de su vida, aunque no olvidado. Los recuerdos permanecían y poblaban su mente, pero no ayudaban a combatir el vacío que ella había dejado en su vida. No se sentía con fuerzas para nada más, pero sabía que, si recuperaba Santa Catalina, una parte de su amor volvería con él. Y por eso estaba allí. Por Santa Catalina y sus recuerdos.


Hacía frío y la gente se frotaba las manos. Una señora mayor estaba junto a él con rebeca y toca negra. Tenía que rondar un buen puñado de años, pues su rostro estaba poblado por unas líneas profundas y marcadas, pero sus ojos desprendían vida. Más allá, la gente seguía llegando para apoyar la causa de una restauración. Entonces todo se archivó en un instante fugaz y latente. El abrir y cerrar de ojos de un segundo apiñado en el rincón de lo preciso. Su respiración se quebró y permaneció suspendida. La inmovilidad acudió a su cuerpo y un rictus de expectación congeló su rostro. Había sido tan sólo un momento. Un perfil familiar y un pellizco agudo en la boca del estómago. Pero entonces lo que creyó ver se convirtió en lo que quiso ver. No era quien esperaba. Su respiración volvió y con ella la relajación convertida en desazón y tristeza. Y la soledad. No hay nada más triste que sentirse solo rodeado de gente. Y él se sentía así.


Quizás sus recuerdos no poblaran su soledad después de todo. No veía nada ni escuchaba nada de su alrededor. Sólo sentía una indomable necesidad de sentarse en el interior de la Iglesia de Santa Catalina y contemplarla. Acariciarla con la mirada y perderse entre sus recuerdos de Historia y Arte. La necesitaba porque su amor se había quedado encerrado allí. No quería pasar toda su vida entre recuerdos de una Iglesia desaparecida, quería recuperarla. Y sabía que estaba haciendo todo lo posible... pues ahora, su soledad era mucho más profunda.

“La vida sería imposible si todo se recordase. El secreto está en saber elegir lo que debe olvidarse”
Roger Martin du Gard

Quizás fuera por eso. Tal vez en su interior, en lo más profundo de sus entrañas, sabía que no podía olvidar. No podía ni quería olvidar, porque su viejo corazón no le dictaba otro menester. Y allí estaba frente a las puertas de su niñez, los muros de su juventud, el arco de su madurez y la cubierta ajada y arruinada de su anciana existencia. Hacía frío, pero el calor humano ayudaba a seguir junto a sus recuerdos. A su espalda se encontraba aquel edificio por el cual había salido tan de noche para ella. A sus noventa años, Angelita gustaba de cenar pronto en invierno, cuando el frío se hacía notar fuera y su brasero encendía el hogar con calor dulce. Un calor exornado con el vapor de la alhucema, mientras su sopa humeaba volutas de picatoste con sabor a hierbabuena. Sorbos pequeños que servían para romper el silencio de su soledad. Y cuando el postre se desmembraba en dulces gajos de naranja, la sintonía de Arrayán la acompañaba en sus noches calcadas en un trasluz de rutina.

Las nueve de la noche era tarde para ella, pero ese día era diferente. Se lo había dicho su vecina por la mañana y ella no lo dudó. Frotó sus desvencijadas piernas con todas las fuerzas de su carácter nonagenario y se armó de rebeca y toca negras, pues el luto sería ya eterno. Y allí estaba. A la hora citada. Rodeada de gente de todas las edades y condiciones. Hombres de negocios, chavales, personas mayores, incluso vio a un indigente mirar la Iglesia con nostalgia. Su pulso temblaba, más por el peso de los años que por el frío, que también hacía mella en sus desgastados huesos. Pero sabía por qué había acudido esa noche allí. Tenía unas grandísimas ganas de vivir, pero era consciente que sus noventa años la acercaban al atardecer de su vida, y quizás no viera restaurada su Iglesia, la misma que la acogió de niña en esos juegos perdidos en la memoria. Pero algo dentro de ella le decía que tenía que estar allí, para que sus hijos la disfrutaran, y sus nietos y todos los que vinieran detrás.


Se giró y contempló Santa Catalina. Estaba sucia, estropeada y enferma. Angelita había olvidado muchas cosas en su vida. Algunos momentos que quiso borrar de su cabeza un día, casi sin darse cuenta. Otros que desaparecieron con el paso de los años y que nadie se ocupó de recuperar. Quizás el secreto fuera ese... saber elegir lo que debe olvidarse. Ella no se había olvidado de Santa Catalina, y allí estaba para demostrarlo. Le habían dicho que su Iglesia estaba enferma, pero que la curarían, y que volvería a entrar. Cerró los ojos y se perdió en todos esos recuerdos que había apilado en su memoria. No era difícil acudir a Santa Catalina, pues su vida había pasado alrededor de aquellos muros que ahora se agrietaban como sus manos.


De vuelta a casa, paseó por el camino de la memoria y las imágenes cuarteadas de su amor incondicional a su Iglesia. Movió el brasero y avivó el cisco. Se apartó un poco de sopa caliente y puso a Juan con sus niños. No sabía si llegaría el día en que volvería a cruzar su puerta prestada, pero tenía la sensación de que no había sido en balde. Tenía la sensación de que todo aquello serviría para algo. Quizás ella no la viera, pero tal vez sus niños sí. Sonrió y se dejó calentar por la sopa y el olor de la alhucema.

“Poder disfrutar de los recuerdos de la vida es vivir dos veces”Marco Valerio Marcial

Afortunadamente iba con don Benito y no con ‘el Cabrillas’, pues su singular humor le hubiera servido en bandeja la posibilidad, casi irresistible, de soltarle un chorlito en sus gélidas orejas. Don Anselmo tenía congelados los pabellones auriculares, que diría don Benito, o los pestiños, que remacharía Paco el lechero, pero sabía que estaba allí porque tenía que estar. Habían entrado en el bar de Antoñito comentándolo. En Santa Catalina a las nueve de la noche el día doce de diciembre. No tenía nada que perder, salvo las orejas, que pronto se desprenderían como dos estalactitas que ceden bajo su propio peso.

Don Benito no paraba de citarle el rico patrimonio que atesoraba la Iglesia. Se había enterado de las intenciones de acudir a aquella concentración de su amigo, y no dudó en preguntarle, siempre bajo una pulcra introducción de corrección impoluta, si podía acompañarle. Don Anselmo no dudó un instante, y ambos se habían encajado hasta las puertas de la desafortunada Iglesia. Aquello parecía una bulla sin canis de punta en blanco, aunque el Jueves de la calle Feria no podía presumir de un ramillete más variado de personajes. Tras echar una rápida visual a su alrededor, don Anselmo consiguió reconstruir una repisa de los diferentes estratos que tiene su Sevilla. Incluso había personas mayores, como la que tenían delante, una señora tocada de negro con rebeca.


Se volvió hacia don Benito y le contó cómo había conocido a Santa Catalina:
- Tengo mushos recuerdoh de Santa Catalina amigo don Benito... pero recuerdo la primera vé que entré. ¡Qué maravilla!. Iba con mi padre y era domingo. Ojú don Benito... frío hasía esa mañana com’ahora. Tenía lah orejah que eran doh poshicle de los que vendían en loh ambigú de los ssine de verano de Triana. Mabía comprao mi padre un papé de calentitoh... ya por aqué entonse tenía yo que tomá Armá. Y me dijo, Ansermo hijo, vamo antrá en la Iglesia de Santa Catalina, verá qué bonita. Y llevaba rassón. Mira... cuando yo entré por ehta puerta y luego crussé la otra... y vi ese retablo tan bonito...
- De don Diego López Bueno mi querido don Anselmo. Sí señor que es una obra magnífica. A nadie deja indiferente – le interrumpió don Benito, que en seguida abrió los ojos como dos huevos tibios al comprender su desliz interrumpiendo a don Anselmo – discúlpame amigo que te he interrumpido.
- No pasa ná. Po lo que tiba dissiendo amigo... mira me subió una cosa por er pesho. Y no eran ardentíah en. Eran unah cohquiyitah dessas que te dissen, ¡coño!, ¡qué cosa má bonita!. Y luego me metió en Capilla Sacramentá... y eso sí que é una joya. ¡Que recuerdo má bonito! Y tó esto agarrao de la mano de mi padre. Estoy reviviéndolo otra vé. Como viví doh vesse.
- Te entiendo amigo don Anselmo. A mí la Capilla Sacramental me encantó la primera vez que la vi. Tiene una riqueza ornamental estupenda. Un tesoro histórico-artístico inconmensurable. Leonardo de Figueroa en estado puro.
- Y esoh Caballos... En Cuarehma entrá en la Iglesia y encontrártelos de esparda. Y esa Señora... ¿hay lágrimah má bonita?


La cosa se movía y la gente se dispersaba como si el último preste de un palio hubiera pasado ante sus ojos. Con el izquierdo por delante y en parejas nombradas, don Anselmo y don Benito se dirigieron al Rinconcillo, con la venia de Antoñito, para calentarse a base de coroneles y poner en fila a un puñado de soldaos.



Y vuesas mercedes... ¿estarán presentes el viernes 12 de diciembre a las nueve de la noche?, ¿qué recuerdos tienen de Santa Catalina? ...echaos un trago y calmar vuestra sed, pues aunque haga frío, el agua siempre es necesaria.

Imágenes de la Fototeca de la Universidad de Sevilla
Cartel gracias al amigo Híspalis

28 comentarios:

María_azahar dijo...

Bonita y espectacular forma de tratar el tema a partir de un enfoque bastante original y entrañable. Se te da bien el costumbrismo, así que creo que tenía razón en eso de que eres magistral reconstruyendo historias a partir de fotos antiguas y consiguiendo crear una atmósfera mágica en torno a ellas. Si la del señor de la esquina me gustó, ésta me ha dejado con una sensación indescriptible. Lo que pasa que ahora la Fototeca sin tus relatos se queda coja, deberían poner un enlace a tu blog en cada foto. Impresionante. Eres un GENIO.

Juanma dijo...

Ay, querido Ramsés, te escribo desde mi trabajo y no puedo pararme a leerte. Lo haré mañana por la mañana desde mi casa.
Sólo quería dejar este comentario para nadie olvide la concentración del día 12. Y menos ahora, que se llevará a cabo más como celebración que como reivindicación.

Un abrazo, querido amigo.

América dijo...

Estimado Aguador,como siempre mi mas cordial saludo,que puedo decir,el tema por demás tratado con la delicadeza del caso,con arte y sensibilidad,dará que hablar y no me lo perderé!!!!

Alguien en la ciudad dijo...

Definitivamente me he "enganchaó" a tus relatos. Que maravilla, que original la forma de tratar la concentración del viernes. Las historias son muy emotivas, realmente le coges cariño a los personajes, enhorabuena.
Llevo poco en el mundo de los blogs, y motiva muchísimo encontrar cosas así.
Precisamente en mi rincón hablaba hoy de mis recuerdos de Santa Catalina...que sobre todo me llevan a la hermandad de "Los Caballos".El viernes estaré ahi, entre otras cosas por recordar.

Un abrazo de un ya asiduo lector de tus relatos

Alguien en la ciudad dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Alguien en la ciudad dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Alguien en la ciudad dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
del porvenir dijo...

La fototeca de la US es un auténtico tesoro digno de explorar

sevillana dijo...

Me veo como un personaje de tu historia, por unas horas el viernes volveré a mi antiguo barrio, a soñar despierta que estoy viendo el paso de "los caballos" saliendo por esa puerta y a esperar a la Virgen de las Lágrimas.
Preciosa entrada amigo aguaó, el viernes volveré de nuevo.
Besitos

Er Tato dijo...

¡Qué bueno, coño!

Oye, se pueden decir palabrotas si no es para insultar ¿no? Aunque según el RAE, se trata de una interjeción (no, intersección no, malpensado...)

Un abrazo enorme, querido aguaó. Y ,como dijo el otro, que la suerte te acompañe vayas a donde vayas y vengas de donde vengas.

Juanma dijo...

¡¡Ahora sí que lo he leído!! Desde mis olvidos y recuerdos (tan presentes ambos en tu texto) sólo puedo felicitarte por esta maravilla que has escrito. ¿Crónica anticipada? No sé, la ficción es tan hermosa en este caso que será difícil superarla. Pero no estaría mal...

Un abrazo, querido Ramsés.

Luz de Gas dijo...

Que rápido pasa el tiempo en tu rincón, tanto que nos pasamos de días y hay que volver al jueves.

Preciosos retratos de los que serían los auténticos protagonistas del encuentro.

Se lo acabo de comentar al General y también te lo digo a ti, no podré ir y me da pena sobre todo por no poder darte un apretón de manos, esas manos que nos llevan por estos viajes a lugares perdidos en la memoria de los sentimientos.

Un abrazo

NATURAL DE SEVILLA dijo...

Como siempre; magnífico tu trabajo...
mi madre le tenía una gran devoción a la Imagen de San Cayetano en su hornacina de cristal y entraba siempre en Sta. Catalina, camino del antiguo mercado. A mí me llamaba mucho la atención el platillo de la Santa, donde mostraba los ojos y mi madre me decía que era muy milagrosa, desde entonces procuro no faltar a su clásica procesión. Pero sobre todo -lo más espectacular- era entrar en Sta. Catalina llegada las víspera y encontrarte la trasera de esos "caballos" que hacían las delicias de todos los niños de la felibresía de San Román y Sta. Catalina. Podría estar contando miles de cosas en esta historia interminable de recuerdos y nostalgias. Un abrazo

Dama dijo...

Santa Catalina es parte de mi vida.
Tu relato... ¿Que te digo?, gracias, de momento. Cuando te vea te daré un abrazo.

Juanlu dijo...

Preciosa entrada que sólo tu sabes escribir , con tanto sentimiento y tanta fuerza.
Gracias a Dios parece que las cosas comiensa a moverse con la firma para la restauración de la parte más delicada, las cubiertas, ojalá que de aquí a poco podamos todos de nuevo disfrutar de esta nuestra Iglesia de Santa Catalina.Saludos compañero.

Jordi de Triana dijo...

Te puedes creer Aguaó que de leer tu relato tengo el cuerpo cortao, que un escalofrío me ha recorrido todo el cuerpo y que siento los pies como escarchas. No sabes como añoro una copa de cisco como la del relato. Nada más me satisface en esta vida que traspasar el tupido velo del recuerdo para poder acariciarlo con mis propias manos. Acabo de sentir lo mismo que aquellas abuelas que escuchaban la salida del Señor de Sevilla en una Madrugá cualquiera de principios de los años sesenta, como aquellas veneradas ancianitas del pasado que despertaban por la mañana con los pies cansados por tanto camino recorrido entre sueños y deseos. En su despertar creyeron haber visto lo que soñaron, sus ansias de fe quedaron colmadas del Dios Poderoso que reina la Plaza de las Plazas de la Sevilla eterna que nunca muere porque pervive en nuestras memorias. El milagro de las ondas obró a través de un viejo e insignificante receptor de radio, como ahora el milagro de la Historia del Templo roto y que siente sobre su rostro las caricias de unas lágrimas de cristal derramadas por la torre que llora su alta pena y que resbalan sobre sus paredes estremecidas, ha obrado en tus afortunados lectores.
Amigo Aguaó, sólo hay algo en este Mundo que pueda superar la grandeza de tu relato y esa cosa no es otra que la humanidad que a diario esparces por doquier. Ese golpe rotundo de llamador que cada Madrugá de Viernes Santo atraviesa el costado de la Basílica de San Lorenzo como puñal penetrante para anunciar que Dios inicia su camino por las calles de Sevilla se repite cada vez que tengo a bien abrir el inigualable libro de sentimientos que nos regalas a diario. Que Dios te bendiga y recuerda que faltan a penas 4 meses para que vuelvas a mis humildes páginas para reflejar los sentimientos que recorren tu mente momentos antes de vestir la túnica para acompañar al Señor de Sevilla.

verdial dijo...

Vaya riqueza de texto y vaya maravilla de imágenes sacadas del polvoriento olvido.

Mi opinión particular es que esta entrada es una verdadera joya.

Un abrazo

El callejón de los negros dijo...

Sin dudarlo que deberías introducir tus textos entre los muros de Santa Catalina para que fueran amándose las piedras y las hechuras, y así no separarse más.... con tu amor a la ciudad y al arte.. impagable.

Antonio

Zapateiro dijo...

No podré acompañaros esta noche, aunque sé que ya el motivo de la concentración es menos angustioso;)

Dije que iría salvo fuerza mayor y aquí estoy, sin tiempo de extenderme, aviando de mi ausencia.

Estaré allí de pensamiento.

Un beso aguaó.

Paços de Audiência dijo...

Desde la lejanía me has vuelto a dejar sin palabras, ya sabes, como la marcha dedicada a la Hiniesta de López Farfán... estrella...

PD: suerte con la manifa, os acompaño desde aquí, ofú qué lejos.

Zinquirilla dijo...

Preciosa historia, aunque está lloviznado espero que nos encontremos en la quedada.

Jordi de Triana dijo...

Las gracias a ti siempre querido Aguador de Sevilla. Ha sido todo un privilegio compartir unos minutos contigo. Eres grande amigo.

Pilar dijo...

Qué relato más interesante y bien redactado. Es un texto que te atrapa.

nefer dijo...

Que fácil es leerte amigo, que fácil.

Te iba a decir que muy probablemente no estaría, pero estando ya a domingo 14 .....

Me complace conocer gente que suple mi dejadez y mi desidia.

Se arreglará amigo, por vosotros se arreglará, porque de no hacerse, no habría mayor crimen en esta pueblo llamado Sevilla.

1BESO.

Jordi de Triana dijo...

Aguaó en mi blog tienes una pequeña dedicatoria. Espero que la disfrutes.

Parsimonia dijo...

¿Cómo puedes sacar tanta ternura de un edificio? Lo tuyo es de poetas.
Un beso, Aguaó.

Mer dijo...

Que forma más bonita y trabajada de hablar de este problema, yo que he vivido por la zona también he disfrutado mucho de esta Iglesia y sus Hermandades, aparte de la del Jueves Santo, Santa Lucia y el Carmen nunca me las he perdido. Siento no haberos podido ver el viernes pasado, pero informo que el dia 20 a las 18,30 se celebrará el II encuentro de Villancicos por Santa Catalina, en la Plaza Jerónimo de Córdoba, organizado por las Tabernas Intramuros y Quitapesares, dos buenos vecinos que están todo el año intentando que Santa Catalina no se olvide.
Un beso, y espero vernos.

el aguaó dijo...

Muchísimas gracias por la iniciativa de enlazar mi blog a la gran Fototeca mi querida Charo. Nuestra Universidad posee un archivo fotográfico encomiable.

Ojalá hubieras podido estar mi querida América, pero es lo que tiene la distancia. Aún así, nos acordamos de ti.

Querido Alguien de la ciudad, antes que nada debo decirte que fue un placer compartir con voacé una hora en la radio y posterior concentración en Santa Catalina. Servidor también se ha convertido en asiduo de tu blog. Si no le importa a vuesa merced, a partir de ahora le llamaré Edward...

Querido Del Porvenir, es una joya en estado puro. Bucear por sus entrañas es todo un ejercicio de memoria.

Fue un placer reencontrarme contigo mi querida Sevillana.

Muchísimas gracias mi querido Tato. Sé que estabas apoyándonos el viernes.

Amigo Juanma me quedé con la ganas de conocerte, aunque espero sea lo más pronto posible.

Se te echó de menos amigo Juan. Ansío el momento de volver a vernos, pues la última vez fue efímera y extremadamente fugaz.

Grandísimo honor que vi cumplido el viernes al conocer a vuecelencia, mi querido Antonio. Pude comprobar cómo en persona, aún más grande se hace tu naturalidad sevillana.

No se me olvida tu abrazo mi querida Reyes. Lo apunto en mi lista...

Un placer fue para mí conocerte en persona mi querido Juanlu. Estuvimos apoyando la causa.

Amigo Jordi... ¡ay amigo Jordi!, ¿qé te puedo decir?. Ya te lo dije en persona... todo lo que te tenía que decir. Fuiste de los primeros. Eres grande. Muy grande, y el honor fue siempre mío. A tus pies.

Muchísimas gracias querida Verdial.

Lo que hacéis por mí, mi querido Antonio, sí que es impagable... abrir el blog y comprobar que todos vosotros me apoyáis y animáis por muy mal de tiempo que vaya. Siempre estáis ahí.

Tenía muchas ganas de conocerte mi querda Zapateiro, fue una pena que no pudieras venir,pues tenía la esperanza de verte en persona. En otra ocasión tal vez.

Pronto volverás mi queido Cabezota... y hecho todo un juez.

Fue un placer conocerte en persona mi querida Zinquirilla. No llovió y el tiempo nos respetó. Afortunadamente.

Gracias por tus palabras amiga Pilar. Hacía tiempo que o se te veía por este humilde puesto del agua. Me alegro de leerte de nuevo.

Efectívamente... no habría mayor crímen que tener que recordar a Santa Catalina por fotos amigo Nefer.

En la película El Bueno, el Feo y el Malo, hay un disparo en la lejanía y el Rubio lo escucha diciendo: cada revolver tiene su voz... y esta la conozco. Lo mismo digo de ti mi querida Parsimonia, pues sé que ya te he visto por este humilde puesto del agua, aunque con otro jubón. Me alegro de tu vuelta.

Muchísimas gracias amiga mía. En cuanto a lo del día 20, no se olvidará mi querida Mer.

Un fuerte abrazo a todos.